Por la primera fecha de la Liga Águila I- 2019, Atlético Nacional y Once Caldas empataron sin goles en el estadio Atanasio Girardot.

Atlético Nacional tuvo el balón, las llegadas y por momentos el juego le daba al hincha Verdolaga para pensar en un esperanzador resultado. Minutos de vértigo, amontonando jugadores del rival. Lo sometió, pero como ya se le vio a este equipo en pretemporada, la definición no estuvo de su lado.

Once Caldas entendió mejor la situación y para evitar el sometimiento mejoró en la recuperación y tenencia del balón. Jugó al espacio que le dejara el rival, acercándose con riesgo a la portería del debutante José Fernando Cuadrado, quien no fue inferior al desafío, respondiendo con acierto cuando lo exigieron.

El 0 – 0 del primer tiempo fue un buen premio en el equipo visitante, que pese a no tener fuerza en su ataque sacaba un punto valioso en el arranque del campeonato. La presión, en cambio, se trasladó toda al cuadro de casa. Su falta de talento para buscar otras fórmulas distintas al juego por las bandas lo volvió en un equipo predecible, de escasa sorpresa en el último cuarto del campo. Cuando tuvo ocasiones claras de gol, la suerte tampoco estuvo de su lado y hasta las intervenciones del arquero local silenciaron a la parcialidad local.

Atlético Nacional finalizó el compromiso maniatado, carente de profundidad y con la sensación de ver mejoría en las fechas que se avecinan, en lo posible esperando en lo que será el aporte que le brindarán jugadores como Hernán Barcos y el volante uruguayo Pablo Cepellini.