Sucedió este fin de semana en la jornada 33 de la Premier League, antes de terminarse el primer tiempo del compromiso que disputaron Burnley y Cardiff.

Ashley Barnes, atacante del cuadro local, se enfrentó con Joe Barnett. Tratando de zanjar el conato de bronca, le dio un beso en la nariz a su rival.

El hecho fue de inmediato por parte del árbitro, quien tomó la decisión de amonestar al jugador del Burnley. De inmediato el hecho fue destacado por medios de comunicación ingleses, ya que antes no se había presentado un hecho semejante en la máxima competición del fútbol inglés.

¡Este hecho se presenta justo en la fecha que conmemora el Día Internacional del Beso!