¡El sueño de pasar del arbitraje a la dirección técnica no duró más de 3 días!

Lo que era toda una curiosidad por tratarse de un personaje que antes fue árbitro y ahora comenzaría la etapa como director técnico, terminó en lío. Tres días después de su llegada al Salamanca fue destituido Marco Antonio Rodríguez.

Un escueto comunicado del club español que compite en la Segunda División B confirmó la desvinculación de Marco Antonio Rodríguez, en quien confiaron como su nuevo entrenador para reemplazar a José Luis Trejo.

“El Salamanca UDS agradece el trabajo y el compromiso del entrenador durante estos días y le desea todo lo mejor en el futuro, tanto en lo deportivo como en lo personal”, es un aparte del texto emitido por el club, tres días después de haber confirmado el fichaje de Chiquimarco.

Hasta el momento del comunicado, era toda una novedad en el fútbol español que una persona con pasado importante en el arbitraje, dirigiendo en mundiales y siendo destacado en su labor a nivel mundial, fue ahora entrenador. Chiquimarco también más que ilusionado con esta nueva aventura, tras varios años de estudio hasta obtener las licencias suficientes con las cuales perfectamente podía trabajar en ligas europeas.

Cuando se conoció la noticia de su desvinculación, el ahora cesado entrenador no dudó en descargar su enfado a través de las redes sociales. “¿Cesado? El título de entrenador Grado Superior o UEFA PRO debe ejercerse con profesionalismo y ética. Un genuino entrenador no vende al mejor postor, su inversión de años de preparación y jamás permitas ser prestanombre y que otros sin la cualificación europea, te utilicen”.

Según se ha conocido desde España, la razón de tan repentina destitución tuvo que ver con la negativa del club al pedido de Chiquimarco para cambiar el cuerpo técnico que le asignaron, cuando solo quedaban 2 días para el inicio de la nueva temporada. Es el segundo técnico despedido por el club durante la fase previo a la competición y de momento no confirmó quién se hará cargo.