Árbitro no llegó a tiempo para dirigir un partido de la Premier League

Pasa en las mejores ligas y en ciudades más desarrolladas, como para no atribuir siempre este tipo de hechos a competiciones con menos infraestructura. La historia, en verdad parece traída del fútbol aficionado, pero pasó nada menos que en la segunda fecha de la Premier League.

Graham Scott era el árbitro designado para impartir justicia en el compromiso que jugaron en Londres Chelsea y Leicester City. Es decir, partido en Londres. Como seguramente debe ser habitual, su salida fue en el horario establecido, conforme a los protocolos.

Con lo que no contaba el juez era con un trancón camino a Stamford Bridge. No llegó a tiempo al compromiso por cuenta de un accidente automovilístico que trastocó todo el orden del día. Esto hizo que rápidamente las autoridades organizadoras del campeonato inglés tomarán las medidas del caso.

Se designó a un “árbitro suplente”. Oliver Langford tomó su lugar, para sorpresa de los aficionados, como de todo el fútbol inglés, pues rara vez ocurren este tipo de situaciones. Esa fue la alternativa porque también existía la propuesta de retrasar un tiempo el horario inicial del partido (10:00 a.mn., hora colombiana), lo cual finalmente no se hizo.

Primó la programación de la fecha, así que la hora no se alteró en absoluto y más bien recurrieron a los servicios del árbitro sustituto, quien finalmente desarrolló su trabajo sin sobresaltos, en el empate final 1 – 1 entre Chelsea y Leicester City.