Boyacá Chicó le respondió a la empresaria que denunció al equipo

Boyacá Chicó le respondió a la empresaria que denunció al equipo

El pasado sábado 14 de noviembre el Boyacá Chicó vivenció un escandalo a las afueras del estadio La Independencia por parte de una empresaria que reclamaba una deuda.

El cuadro de Boyacá salía al aeropuerto para ir a Barranquilla; sin embargo,  la salida del vehículo se postergó por mucho tiempo porque una empresaria, llamada Diana Rojas, se paró frente al bus del equipo a reclamar que le pagaran una deuda que se acerca a los 30 millones de pesos por implementos deportivos.

Javier Álvarez renunció a la dirección técnica del DIM

Lo último entre Alexandre Guimarães y Atlético Nacional

Ante este hecho lamentable, el Boyacá Chicó emitió un comunicado oficial por medio de las redes sociales para aclarar el caso con dicha comerciante.

Aquí el comunicado oficial por parte del Boyacá Chicó:  

Asimismo, Eduardo Pimentel, en una entrevista para la `W Radio` manifestó que “cancelará la deuda, y que tiene intención de demandar a la microempresaria: “Ya nuestros abogados recibieron la orden porque ellas no pueden cobrar por mano propia, quieren cobrar a la brava lo que mal han hecho y yo a la brava no le pago a nadie y menos cuando nos han fallado a todo”.

“Este es un club que no tiene dificultades, no les debe a jugadores, no debe arriendos, no debe absolutamente nadaEn marzo entramos en una pandemia, no se pudo arreglar nada de ese tema y nos toca pagar lo que se hizo mal. Todo lo nuestro está soportado con documentos y versiones de los jugadores de la ropa, que tuvimos que mandar a hacer con otra empresa”, expresaba Pimentel al ser preguntando por la situación financiera del Chicó.

Y agregó que  “la deuda llega hasta los 28 millones de pesos y que será cancelada a finales de este mes de noviembre”.

Cabe recordar que Diana Rojas, comerciante de insumos deportivos, confesó el día anterior que “le tocó entregar maquinaria a mis trabajadoras, que son madres cabezas de hogar, como garantía de que sí iba a pagarles. Me tocó despedir empleadas porque no teníamos cómo pagar los sueldos”.


Siguiente