De árbitro profesional a director técnico: La historia del ‘Chiquimarco’

Marco Antonio Rodríguez, conocido también como ‘Chiquimarco’, fue uno de los mejores árbitros de América, de amplia trayectoria en México, con experiencia mundialista. Cinco años después de su retiro confirmó su regreso al fútbol, ahora en el rol de director técnico.

Como árbitro estuvo en la élite. Dirigió en mundiales y se le recuerda bastante por su presentación en Brasil 2014, certamen en el pitó el histórico 7 – 1 de Alemania sobre Brasil, así como el duelo en primera fase entre Italia y Uruguay, famosos por el mordisco de Luis Suárez a Chiellini.

Era el colegiado del cabello engominado, al mejor estilo de cantautor de tangos. El de una disciplina a todo dar. En México fue tan controvertido como exaltado en su labor y fue gracias al arbitraje que ganó gran reconocimiento en el fútbol.

Cuando se retiró de la actividad, el fútbol siguió ligado a su vida. Fue comentarista deportivo, desde luego aprovechando toda su experiencia en el arbitraje para ilustrar mejor los análisis en situaciones comprometidas para los árbitros. Mientras tanto, estudiaba. Un sueño más estaba pendiente por cumplir.

Marco Antonio Rodríguez estudió para convertirse en director técnico, cumpliendo paso a paso con cada requerimiento. Tiene la licencia para dirigir en Europa y fue gracias a ese famoso papel, que llegó la gran oportunidad de cumplir su sueño. O al menos dar ese primer paso a una serie de objetivos como el de ser DT de México o ganar la Champions League.

“Alguna vez dije que yo sería entrenador de la Selección Mexicana y algún día lo seré. Así inició el sueño del arbitraje cuando le dije a mi madre que me iba a México para estar en tres Mundiales, así ahora puedo sentir que voy por todo”, señaló antes de tomar el vuelo que lo llevó a España, donde acordó todo para convertirse en el técnico del Salamanca, en la Segunda División B de ese balompié. Es decir, comenzará su nueva aventura en la tercera categoría.

Los directivos de ese club, que cuenta en su listado de empleados con varios mexicanos entre miembros del plantel como parte de otras áreas de gran importancia para el funcionamiento de la institución, se decidieron por el Chiquimarco porque su primera opción en ese puesto, José Luis Trejo, no reúne los requerimientos exigidos para dirigir en el Viejo Continente. Necesita validar unos informes y documentos de los cursos como técnico en Alemania y España.

De su estilo en la dirección técnica, Marco Antonio Rodríguez dice que quiere un equipo comprometido con el espectáculo, pero con respeto a la autoridad, al árbitro. Eso hará parte de su sello en la dirección técnica.

Durante su etapa de preparación para convertirse en entrenador, Chiquimarco ha tenido la posibilidad de nutrirse con la forma de trabajar que tienen técnicos de más trayectoria que él como Zinedine Zidane y Diego Simeone.

“Soy demasiado intenso y a veces al árbitro le pido cosas de 10 y cosas que seguramente yo alguna vez hice sentir a un entrenador. Ahora intentaré no ser así, quiero que mi estilo de entrenador respete a la autoridad”, agregó.