<
>

El nivel del fútbol colombiano es bajo. ¡Mejoren el espectáculo!

Tampoco para decir que es un campeonato malísimo. ¿O sí? La duda crece con cada fecha, tras cotejar una cantidad considerable de compromisos que levantan más de un bostezo entre los aficionados. Si el fútbol es un espectáculo deportivo, algo deberían hacer técnicos, jugadores y dirigentes para darle al aficionado el servicio que se merece.

Asumamos que el fútbol colombiano es un producto. Un bien adquirido por el hincha de 2 formas principalmente: Para ser visto en el estadio o seguido en televisión. El consumidor (hincha) decide en qué forma quiere su servicio. Como en toda relación comercial, el fabricante del producto se debe preocupar por hacer que el ciclo de vida no decaiga y cuando esto pase, preocuparse por encontrar soluciones para ser del agrado de sus clientes.

Porque recuerden: La competencia es grande y al aficionado de hoy le presentan una cantidad importante de oferta futbolera en muchas partes del mundo. Es cierto que el equipo que uno “verdaderamente ama” está en el país, pero por favor: ¡ofrezcan un mejor producto!

El fútbol de Colombia está en una fase que no admite más equivocaciones. Si los dirigentes consideran que la solución para encontrar recursos económicos como el canal Premium es la salvación, no deberían esperar a que llegue ese dinero y mientras tanto no hacer nada. Optimizar lo que tienen, con las herramientas disponibles haría que por lo menos se baje la cantidad de comentarios críticos por parte de los aficionados, en su gran mayoría desencantados con el producto.

De todos los cuestionamientos que se han hecho al nivel de la Liga, consideramos 5 elementos que están orientados a mejorar ese servicio, con lo que hay en la actualidad.

¡Aún es tiempo de reaccionar!

El hincha quiere ver sus figuras

No puede entenderse que a Bogotá, ciudad donde Atlético Nacional tiene una gran fanaticada, el cuerpo técnico se reservara al extremo de no presentar frente a La Equidad a jugadores como Jarlan Barrera o Daniel Muñoz. La justificación es por rotación del plantel ante la exigencia del calendario que se avecina. Pero también deberían pensar en el aficionado que paga su boleta en Bogotá, donde las entradas son costosas, para darle ese gusto. No siempre se puede argumentar todo desde el interés por el resultado sin considerar a los aficionados. ¿O acaso no creen que un fanático Verdolaga de la Capital quedó a gusto cuando vio una formación titular sin ver en vivo a una de sus grandes figuras?

El calendario de Atlético Nacional tampoco es exigente porque no tiene competencia internacional. Y si se trata de rotar, tenían la oportunidad de hacerlo en el partido previo al viaje hacia la Capital de la República. Recuerden: El cliente principal es el hincha y con un 0 – 0, sin figuras importantes, lo están ahuyentando.

De la misma manera los equipos deben propender por conservar el mayor tiempo posible a los jugadores que “mueven la taquilla”. Cuando no, ya que deben venderlos, tratar de reemplazarlos con un futbolista de un nivel igual o superior. Pero aquí sucede lo contrario porque al momento de hacer ese recambio resultan con refuerzos de cuestionable nivel. En otras palabras, no se reemplazan las figuras.

Mejoren los estadios

El hincha paga por ir a un estadio que por lo menos esté en las condiciones apropiadas en cuanto a acceso, comodidad en la tribuna, buen servicio en la venta de comestibles, baños aseados. ¡Seguridad!

Además, por campos de juego en los que el balón ruede normal. ¿Cuántos estadios en Colombia son así? Hay canchas con condiciones tan deplorables, que además de estar mal preparadas para recibir a sus clientes, parecen más listas para un campeonato amateur, que una competición de la cual, se supone, será vista a nivel internacional porque los derechos de televisión para el exterior ya fueron negociados. ¿Será que no les da pena tener la casa mal arreglada cuando lleguen las nuevas visitas?

Jueguen bien

Esto no es “jugar bonito” o hacer muchos goles. Simplemente tratar de mostrar una propuesta futbolística que independiente de su metodología por lo menos el hincha sepa que su equipo juega a algo. Hay más de un equipo colombiano que de verdad deja serias dudas porque en una fecha juega bien y en otras su nivel baja, al punto de pensar si algo raro pasó en la semana porque no puede ser que cambie tanto de un partido a otro.

En eso tienen que ver mucho los dirigentes, garantizando proyectos deportivos con sus entrenadores. Tanto cambio de entrenador hace que los planteles jamás se acomoden y de nuevo el principal perjudicado es el hincha.

Menos interrupciones, más fútbol

Mensaje para los árbitros y jugadores: Jueguen más, quéjense menos, finjan menos faltas y a los árbitros, que por favor entiendan que no todo contacto es falta. Los partidos pierden ritmo con tanta interrupción. Piensen en el aficionado de la televisión viendo un partido con demasiadas interrupciones y que además recibe un producto lleno de publicidad. El orden de un compromiso con estas características es: narración, falta, publicidad, falta, tarjeta, publicidad… ¿En serio así piensan fidelizar a sus clientes?

¡Definición!

Si los goles son el principal atractivo para un hincha, ¿por qué hay tantas equivocaciones al momento de definir? Aquí se erran goles de frente al arco, rematan torcido o no tienen cómo generar oportunidades para anotar.

En este punto también es clave hacer una invitación al jugador colombiano: Por favor, más puntería en la media distancia. No saben lo lindo que es para un hincha ver un buen desde fuera del área.

Etiquetas
Siguiente


Internacional