La mujer dice que se trata del tío del futbolista de la Selección Colombia, ya que es un cliente que ha visto con frecuencia en ese establecimiento. Su versión fue entregada al portal de Comutricolor.

De acuerdo con esta versión, los hechos ocurrieron en la tienda Tostao ubicada en el barrio San Cristóbal, al norte de Bogotá. El problema sucedió después de un pedido que habría hecho el tío de Yerry Mina. Fueron 2 capuchinos y al momento de entregar el cambio comenzó la discusión.

“Sucedió en horas del mediodía. El caballero se acerca, hace una compra de 2 bebidas calientes, 2 capuchinos con unos hojaldres. El señor me paga con 20.000 pesos, se los recibo y le entrego los vueltos. La cuenta dio exactamente 13.200 pesos, le doy de cambio 6.888. Cuando le entrego sus vueltas me alega de forma brusca y violenta que lo estaba robando porque me había pagado con un billete de 50.000 y abría su cartera mostrando que tenía puros billetes de 50 y euros, que no me había pagado con un billete de 20”, contó la empleada al portal de Comutricolor.

Ella siguió el protocolo establecido para corroborar si hubo un error de ella o en efecto todo estaba en orden y quien se confundió fue el tío del jugador de la Selección Colombia. Comprobó que fue correcto, no había sobrante de dinero, así que procedió a explicarle a Jair Mina lo sucedido.

“Le mostré la factura y los soportes al caballero, que la caja me arrojó el valor, que todo salió perfecto, que efectivamente me dio 20.000 pesos y el señor, con una actitud prepotente, no entendía y en ese momento lo que hizo fue tomar los 2 capuchinos calientes y lanzármelos a la cara”, contó.

La empleada del establecimiento comercial dice que tomará todas las medidas legales del caso. Para ello pedirá las copias de los videos, ya que hay cámaras en el lugar. Lo demandará: “me da pena con esas personas que hay en el país y por eso estamos como estamos”.

Todo indica que se trata del tío de Yerry Mina. También hay pruebas de que el vehículo que conducía es de su propiedad. Además, Jair fue luego a una estación de policía, arrepentido por lo sucedió y tratando de buscar una forma de conciliar.

“Pero en una situación, en la que hay una agresión personal y si me puede quedar una secuela, no sé si pueda haber una conciliación. Pero en este momento estoy muy confusa o dolida… Quiero que se establezca un precedente y que se conozca la clase de personas que existen, que aparentan una cosa y son otras”, comentó la mujer agredida.