Lo que el fútbol le enseñó a Kobe Bryant




Por

Leyenda del baloncesto mundial, Kobe Bryant también agradece al fútbol. Su relación con el deporte de las multitudes tuvo raíces profundas.

Desde los 5 y hasta los 13 años de edad, Bryant vivió en Italia. Se mudó allí porque su padre, Joe “Jellybean” Bryant, desarrollo en ese país los últimos años de su carrera deportiva en el baloncesto.

Estar en ese país, tan futbolero por tradición, hizo que Kobe desarrollara un gusto especial por la “pecosa”. En una entrevista para ESPN recordó con agrado lo que fueron esos años, dividiendo el tiempo entre los dos deportes que lo marcaron. Si bien su carrera y la fama mundial que adquirió fue gracias al baloncesto, en temas futboleros no era un aficionado cualquiera. Le gustaba bastante y hasta tenía bastante criterio para opinar sobre cuestiones tácticas.

“Yo jugaba al futbol y luego jugaba al basquetbol, y después volvía a jugar al futbol y otra vez al basquetbol (…) y así siguió ocurriendo durante ocho años”, comentó Bryant, la gran leyenda de los Lakers. Su gran capacidad en el baloncesto y todo el estilo que lo distinguió durante muchos años como el mejor exponente de esta disciplina en el mundo también se les debe, en cierta medida al fútbol.

Por ejemplo, los movimientos in el balón y algunas ejecuciones con los pies las trasladó al baloncesto. También le encantaba la forma en que se llevaba a cabo la estrategia. “Desde pequeño me enseñaron cómo jugar en triángulos y cómo utilizar el espacio, lo que terminó siendo una tremenda ayuda para mi estilo en el basquetbol. Me encantaba la idea de lo rápido que se mueve la pelota y con qué velocidad uno tiene que procesar lo que está pasando delante para tomar decisiones”, explicó.

Muchos años después, cuando ya era un consagrado en el baloncesto, el fútbol siguió ahí. Nunca lo dejó. De sus pasiones futboleras a nivel de clubes nunca negó el cariño que le merecieron los colores del AC Milan y el FC Barcelona. “Si me abrieran el brazo verían cuatro colores; azul y (grana); también verían rojo y negro”.

El mundo del márketing aprovechó esta afinidad especial para desarrollar muchas campañas. Fue cuando Kobe hizo fuertes lazos de amistad con futbolistas del calibre de Ronaldinho y Lionel Messi. La anécdota de cómo conoció al futbolista argentino es muy conocida:

“Creo que en esa época Messi debe haber tenido 18 o 17 años tal vez”, comentó Bryant. “Ronaldinho le pidió que se acercara y le dijo, ‘Kobe, quiero que conozcas al jugador que va a ser el más grande de la historia”.

La FIFA no perdió la oportunidad de destacar esta pasión tan particular que hizo de Kobe Bryant una figura eterna del deporte mundial. Invitado a una Copa Confederaciones que se hizo en Brasil, el estadounidense se refirió a eso que tiene el fútbol tan especial, que difícilmente podrá verse en el baloncesto.

“La pasión por el fútbol está en otro nivel. Eso es lo que creo. Al llegar aquí, al ver a los hinchas llegando al estadio, enseguida se nota el afán que tienen por mostrar que están ahí para representar a su equipo, o a su país en este caso. Eso en la NBA solamente lo vemos de vez en cuando, en las eliminatorias por el título o en las finales. En el fútbol, no. Es hasta una religión. Como me crié en Italia, desde muy pronto vi de primera mano cómo se vive esa pasión, de manera muy intensa. Y puedo asegurarlo: es totalmente distinto”.

 






Lea también

Futbol22.com Noticias de fútbol. Videos, encuestas, juegos, memes y mucho más