La experiencia VIP que ofrece el Manchester City en su estadio

Hasta hace unos años el “túnel salida”, como tradicionalmente se le ha conocido es uno de esos espacios en los cuales los jugadores se dan las últimas indicaciones entre sí, se animan e interactúan con los rivales.

La televisión se ha inmiscuido, revelándonos algunos detalles. Sepan que hace unas décadas esto no era tan habitual como ahora. Ese lugar era más reservado, con acceso casi que exclusivo para los protagonistas y algunos integrantes de la organización de los campeonatos.

Ver hinchas allí, imposible. Tal vez uno que otro, de los “colados” como les decimos coloquialmente aquí. Así se entendió durante mucho tiempo hasta que los clubes, especialmente los más poderosos, abrieron una línea de negocio, buscando que los fans asistan al estadio, a cambio de experiencias importantes.

En el estadio del Manchester City, por ejemplo, la salida de los equipos al campo de juego tiene la particularidad de ser observada por los hinchas que pagaron por uno de esos lugares privilegiados. Es como si estuvieran viéndolos en una vitrina. Ellos (los jugadores) seguramente se sienten como en una pasarela, siendo fotografiados, saludados y demás gestos de aprobación por parte de sus seguidores.

Este lugar VIP, desde luego que tiene su costo. El City cobra unos 330 euros por estar allí y lo tiene incluido como opción de abono para toda una temporada, con valor de 8.000 euros. Así, el ingreso por taquillas, aspecto que sigue siendo determinante en las finanzas de los equipos, encuentra otra alternativa.

En el mismo camino del Manchester City también hay clubes a los cuales les suena bastante la idea. PSG estaría próximo a desarrollar algo similar. En Inglaterra el nuevo estadio del Tottenham tiene algo parecido, mientras que en España ya hay equipos como la Real Sociedad y Mallorca interesados en sacarle provecho a esta idea.

Si bien en algunos lugares podría considerarse de “absurda” esta experiencia, desde el punto de vista del hincha significa la posibilidad de acercarse a un lugar que hasta hace poco parecía restringido para ellos. Y si cuentan con el dinero para abonarse allí: ¿Por qué no pensarlo?