<
>

De Adebayor y Olimpia a los africanos en el fútbol colombiano

La llegada de Emmanuel Adebayor al Olimpia nos puso a pensar en los jugadores africanos que pasaron por Colombia.

El mercado de fichajes en el fútbol sudamericano se estremeció como pocas veces ocurre. La llegada de Emmanuel Adebayor al Olimpia, sin jugar, ya es toda una revolución. En el popular club Decano será compañero de Sergio Otálvaro y Jorge Arias.

El solo anuncio de su incorporación disparó la pasión de los aficionados. Se cuentan ya más de 14.000 nuevos socios en el club y para la Copa Libertadores, certamen al cual los paraguayos apuntan con todo en este 2020, es un ilustre invitado.

Adebayor cumple 36 años en este 2020 y viene de Turquía. Un africano exitoso, de gran repercusión para su país porque en el 2006 cumplió el sueño de jugar un Mundial. Pergaminos, experiencia. Goleador.

Africanos en el fútbol colombiano

En primer lugar, al fútbol de nuestro país aún no llega un jugador que, sin importar su edad, tenga el estatus de Adebayor. Sí han venido africanos, aunque en su mayoría no cumplieron con las expectativas.

El más recordado de todos ellos, ya que tuvo una buena experiencia por varios clubes en nuestro país, es el camerunés Oyié Flavié. Delantero que llegó al Junior y después jugó en el Bucaramanga (su mejor paso por el FPC), Deportes Quindío, Santa Fe, Deportivo Pasto, Alianza Petrolera, Patriotas, Centauros y Boyacá Chicó. Cerca de 11 años de carrera profesional en Colombia, donde después se radicó como profesor de educación física en la capital santandereana.

Josep M’barga fue otra de esas apuesta hechas por el Junior de Barranquilla en la década de los 90. Camerunés, con 7 participaciones internacionales en la selección de su país, antes de pasar al ostracismo en el FPC dejó para el recuerdo un gol contra Cortuluá, de Chilena, en noviembre de 1997.

Josep M’barga en 1997 con el Junior

Poco de él, pero con antecedentes en el FPC. Nos referimos al sudafricano Teobogo Moloi. Cuentan en el Bestiario del Balón que arribó al Once Caldas de mediados de la década de los 90, procedente del Kwa Stars de Zimbawe. Apenas seis meses duró su periplo por el blanco de Manizales.

Moloi fue de los primeros africanos en llegar a Colombia

El último, más recordado por su impacto mediático ya que fue fichado en Bogotá por parte de Millonarios, es Modeste M’bami. Un volante organizador de juego, de buena condición técnica y acierto en lo que muchos denominan como “primer pase”. Categoría no le faltaba. Quizás más condición física, que para un fútbol lento por naturaleza como el de Colombia ya era un precedente muy fuerte.

Además, su arribo a la capital llegó por recomendación del entonces entrenador español Juan Manuel Lillo, cuyas decisiones nunca bajaban de la controversia. M’bami también tuvo el privilegio de pasar por la selección de su país, con la cual compitió en la Copa Confederaciones del  2003 y estuvo en el banco el día del fallecimiento de Marc-Vivien Foé. Jugó en Francia con el PSG y allí fue compañero de Mario Yepes.

Mbami jugó 14 partidos con Millonarios

Etiquetas

Siguiente


Internacional