Cuando se creía que lo mejor para él era ese cambio de aire, pasando al fútbol de Turquía, la situación del portero alemán Loris Karius no evidencia progresos. Además de los errores en el arco, la motivación y su adaptación son detalles que no permiten ver mejorías en el golero alemán de 25 años.

Desde los errores cometidos en la final de la Champions League, cuando aún era arquero del Liverpool, la carrera profesional de Karius experimenta su punto más bajo. Transferido al Besiktas, pensando que así lograría sacudirse de aquel episodio con el Liverpool, la adaptación al club le ha costado demasiado, reconocido por su propio entrenador, Senol Gunes.

El pasado fin de semana Karius cometió errores en el compromiso que Besiktas finalmente le ganó 3 – 2 al Konyaspor. Fue tan discreto el desempeño, que hasta los propios aficionados del club lo abuchearon y se dice que en el intermedio pidió cambio, sin siquiera estar lesionado.

“Fue culpable de los goles que encajó. Karius se ha quedado paralizado. Algo no está bien con su motivación y entusiasmo por el partido”, dijo el entrenador Gunes, quien fue más allá al hablar de la situación que está viviendo el arquero en el club turco. No pasa por un partido malo. Hay detalles más avanzados, que evidencian el bajón en el rendimiento del arquero.

“Ha sido así desde el principio. No se siente de verdad parte del equipo. Es algo que no hemos podido resolver y, por supuesto, asumo parte de la culpa por ello. Algo está mal y también ha estado desafortunado. Tiene talento, pero no ha funcionado y tenemos un problema. Si Tolga (Zengin, que se encuentra lesionado) hubiese estado disponible, habría jugado con él”, dijo el entrenador.

Los números de Karius desde su llegada al Besiktas, con el cual se acordó un préstamo por 2 temporadas son 21 compromisos en Liga, con saldo de 27 goles en contra. En Europa League recibió goles en cada uno de los partidos que disputó.