Los eSports son un boom. Cada vez arrastran a miles de amantes de los videojuegos. La forma de profesionalizar la manera de jugar es algo que se toma con mayor seriedad en estos tiempos.

¿Se imaginan participar en el Campeonato Mundial de League of Legends? ¿O ganar millones tras levantar el Aegis en The International? En primera instancia, parece algo imposible. Sin embargo, aportamos una serie de datos que despejan el panorama para quienes están interesados en convertirse en lo que hoy se denomina como deportistas electrónicos.

Los juegos más populares también suelen ser los más propicios para demostrar el talento. Muchos de los reclutadores se basan en los ránkings generales para convertirlos en promesas de los eSports.

Desde MAD Lions, club profesional que en poco tiempo ha llegado a lo más alto de la escena europea en CS; el GO, Clash Royale y League of Legends son algunos de los juegos donde hay mayor presencia de personas dedicadas profesionalmente a los eSports.

Sin embargo, no basta solamente con ser un maestro de los juegos. Como en todo deporte, se exigen otro tipo de condiciones. Ser un profesional de los eSports es algo más serio de lo que se piensa y para destacarse, como en la misma carrera de un futbolista profesional, se requiere de varios años con esfuerzo continuado, sin desfallecer.

El talento no es suficiente. Hay valores que se han institucionalizado entre los deportistas electrónicos: Profesionalidad, trabajo, respeto y educación, imagen, espíritu de equipo, fortaleza mental, espíritu ganador, pasión, progreso y juego limpio. Nada ajeno a las cualidades de deportistas consagrados en otras disciplinas.

Si quieren documentarse más acerca de los esports, les recomendamos los siguientes artículos: