Sinisa Mihajlovic regresa tras su lucha contra la leucemia


Por

Fueron varios meses de un fuerte tratamiento el que fue sometido para tratar una leucemia: “Todavía estoy acá”, dijo Sinisa Mihajlovic en la primera conferencia de prensa que entregó el entrenador del Bologna.

Pese al aspecto físico, que lógicamente evidencia el rigor de los tratamientos a los que fue sometido, el entrenador tiene toda la motivación para salir adelante en compañía de sus dirigidos: “¿Bologna? Es hora de empezar a sumar puntos”, dijo cuando le correspondió referirse a temas deportivos sobre la escuadra que dirige.

El pasado mes de julio el técnico confirmó públicamente que padecía de la enfermedad y desde entonces se sometió a todos los procedimientos médicos de rigor. Ahora regresó para asumir el cargo que interinamente ocuparon sus acompañantes en el cuerpo técnico.

La primera conferencia de prensa que entregó el DT luego de estos meses de recuperación tuvo momentos especiales. Uno de ellos, la llegada de sus dirigidos. “Cualquier excusa es buena para no entrenar, ja. Gracias por venir”, les dijo Sinisa con una sonrisa. De parte del grupo, también hubo una frase muy especial para el técnico: “Decirte que nos hiciste falta es poco. Estamos muy felices que estés de nuevo con nosotros”, afirmó el capitán del Bologna, Blerim Dzemaili.

Mihajlovic después se refirió a su enfermedad, de la cual se encuentra recuperado, aunque debe seguir bajo observación, más algunas medicinas y otro tipo de indicaciones hasta que se confirme que, en efecto, lo que tenía en su cuerpo ya es cuestión del pasado.

“Nunca me sentí un héroe, soy solamente un hombre. Esta enfermedad no se puede vencer solo con el coraje, se necesita la cura. No hay que tener vergüenza, lo único que los pacientes no deben perder son las ganas de vivir. Sirve tener paciencia para combatirla, es una enfermedad bastarda. Estar cuatro meses en una pieza sin tomar un poco de aire fresco no es fácil. Todavía tengo miedo pero a medida que pasa el tiempo, recupero la fuerza. Espero transformarme en un hombre mejor. La paciencia no era algo de mi vida, ahora es un dote que debo tener”, afirmó el entrenador.

También hizo una mención especial para todas las personas que estuvieron pendientes de su cuidado. “Me sentí protegido, sobre todo por los hinchas del Bologna que me trataron como a un hijo. El agradecimiento más sentido va a mi familia, a mi hermano, a mi madre, a mis hijos y a mi mujer. Tal vez ella sea la única que tiene más pelotas que yo, la amo”.

Lo que viene para el técnico, ahora sí enfocado en fútbol, es encontrar las soluciones para sacar al Bologna de la crisis de resultados. Se encuentra en la casilla 15 de la clasificación general con 13 puntos. “No quería que mi enfermedad se volviera una excusa para el Bologna. Me esperaba más de ellos en el campo de juego. He hecho de todo para poder estar presente, hasta con 40 de fiebre. Todos los días hice sacrificios para estar. Creo que este equipo puede y debe dar el 200%. Tenemos que empezar a sumar puntos para encaminarnos”.



Lea también

Futbol22.com Noticias de fútbol. Videos, encuestas, juegos, memes y mucho más