<
>

Lío en el fútbol mexicano por una protesta simbólica en el Veracruz vs. Tigres

Los jugadores de Veracruz protestaron en pleno compromiso contra Tigres. Tras el pitazo inicial se quedaron quietos, mientras que su rival aprovechó para marcar 2 goles. A los del plantel regiomontano los acusan por falta de solidaridad.

El escándalo que hay en el fútbol mexicano tiene su explicación en la fuerte crisis económica que sacude al club Veracruz, de la Liga MX. Varios meses de atraso en los pagos a los jugadores y condiciones complicadas para desarrollar sus labores gestaron una protesta sin precedentes en el fútbol de México.

Unos días antes del compromiso frente a Tigres se amenazó con no jugar el encuentro. Ausentarse del campo de juego como medida para presionar a la dirigencia y que se ponga al día en los pagos. Los atrasos provocaron que algunos jugadores se cambien de residencia hacia otros lugares más asequibles desde lo económico. También se denunciaron las complejas condiciones que atraviesan los juveniles y hasta las integrantes del plantel femenino.

“Algunos llevan hasta seis meses sin cobrar su sueldo, y otros tuvieron que sacar a sus hijos de las escuelas y comenzar a buscar nueva residencia por no poder pagar la renta”, explicó el presidente de la Asociación de Futbolistas Profesionales de México, Álvaro Ortiz. La categoría femenina, por ejemplo, con salarios en promedio de 185 dólares, además de tener atrasos en los pagos no cuentan con servicio médico, nutricionistas y ni siquiera agua.

Aun así, los futbolistas de la plantilla profesional se presentaron al juego contra Tigres, uno de los clubes más poderosos desde lo económico que hay en México. Sin embargo, había un acuerdo. No jugar los primeros 3 o 4 minutos del partido, como una forma de protestar simbólicamente.

Este mensaje, sin embargo, parece que no fue comprendido por los futbolistas del plantel regiomontano, quienes solo asumieron este rol durante un minuto. Después marcaron 2 goles ante la pasividad de los integrantes del Veracruz. Transcurrido ese tiempo y con el marcador en contra, los Tiburones Rojos comenzaron a jugar y al cabo de un tiempo llegó el tercer gol en contra.

En las redes sociales comenzaron las críticas contra Tigres por su falta de solidaridad y juego limpio. Además, culminado este compromiso los integrantes del Veracruz aplaudieron con ironía a Tigres, señal de lo mal que calificaron su modo de proceder ante un hecho que merecía más apoyo. “Es una tristeza porque al final del día todos somos profesionales y estamos en el fútbol. Ojalá ellos estén bien y que Dios los bendiga”, dijo el capitán de Veracruz, Carlos Salcido, visiblemente molesto por lo acontecido, pero con la tranquilidad de haber llevado a cabo una protesta en pro de buscar una solución económica.

Por su parte, el capitán de Tigres, Guido Pizarro, explicó la razón del comportamiento que tuvo este plantel, al que se le acusa de haber faltado a la palabra. “Nosotros les dijimos que los apoyábamos y les dijimos que al minuto nosotros íbamos a comenzar a jugar. Que no nos responsabilicen, nosotros respetamos su reclamo y cumplimos, ya si ellos quisieron hacer otro reclamo para su presidente es cosa de ellos”.

Las autoridades del fútbol mexicano prometieron una ayuda al Veracruz por valor de 941 mil dólares para cubrir parte de la deuda que tiene el club con el plantel. El presidente del equipo afectado, Fidel Kuri, entiende el sentido de la protesta y arguye que ellos “están en todo su derecho”, pero no comparte la forma en que se hicieron las cosas.

“Fuimos la burla a nivel nacional o mundial con este tema. Fue algo antideportivo del árbitro porque desde que movieron el balón y no quisieron jugar debieron parar (…) Los jugadores no debieron haber venido a hacer el ridículo. Se equivocaron si creen que a mí me hacen el daño, no me lo están haciendo”.

Etiquetas

Siguiente


Internacional