Cuando se publicó la lista de los 6 jugadores que no harán parte del plantel americano en 2019, sorprendió ver el nombre de Pablo Armero. Su regreso solo duró un año. Ahora se va y sobre eso habló para AS COLOMBIA.

+ El jugador que llegaría para reemplazar a Pablo Armero en América de Cali

Dejar el fútbol brasilero y regresar a vestir la camiseta de América de Cali fue un sueño cumplido para Pablo Armero en el inicio del año. Llegó, fue refuerzo, creó cierta ilusión y ahora se va sin que su paso por el equipo haya sobresalido. La expectativa no se colmó.

“Cuando las cosas no salen de la mejor forma, unos terminan más perjudicados que otros. En mi caso, se acabó el contrato y ni los directivos ni yo nos pusimos de acuerdo para la renovación; no hubo intención de ellos. Las cosas no se dieron de la mejor manera y eso afectó al club y también en lo individual”, dijo Pablo Armero en la charla ya mencionada.

El lateral que pasó por la Selección Colombia y jugó un Mundial, sale después de jugar 25 partidos en el año (un gol). Pablo Armero sale conforme con ese rendimiento: “Cuando llego al América de Cali nuevamente, quizás la gente se olvidó que mi posición es la de lateral izquierdo, con proyección, con centros, que brinda apoyos, marca; soy un obrero, un guerrero. Pensaron que yo venía como héroe a salvarlos, que venía a centrar y a hacer el gol, y eso me queda muy difícil”, dice.

+ El goleador que busca América de Cali en la Liga Águila

Se va creyendo que hizo lo mejor y que su aporte fue el necesario. Pablo Armero quería seguir pero no hubo acuerdo. Sale de América de Cali y le deja un mensaje a la afición. “Los hinchas deben exigir, pero hay formas de hacerlo. Al jugador hay que apoyarlo y darle confianza, pero yo sentía odio, rabia. Muchos iban al estadio a desahogarse de sus problemas personales y no a disfrutar de los partidos. No se puede pensar que los jugadores son unas máquinas. Eso afecta, aunque unos son más fuertes que otros. En lo personal, en el segundo semestre mejoré bastante, pero también hubo cosas por mejorar, no quiere decir con ello que hay que crucificar a las personas”, concluyó.

Las cifras de Pablo Armero en América de Cali