Futbolistas que no volvieron a ser los mismos de antes por culpa de las lesiones


Por

En el mejor momento de sus carreras, o con esperanzas de ser grandes estrellas del fútbol, las lesiones truncaron su ascenso. Luego les costó más de lo habitual. A algunos futbolistas les provocó el retiro. ¡Una pena muchachos!

Lo tenían todo para ser leyendas, pero por cosas del fútbol una mala pisada o un choque fortuito obstaculizaron lo que pudo ser una carrera llena de logros y cosechas de galardones por doquier. No todos, claro. Hay jugadores que en el momento de sufrir algún infortunio físico ya estaban consagrados. Pero son pocos, en realidad.

La mayoría de las veces sucede que se pierden para el fútbol, “reviviendo” en las tertulias entre hinchas o en recopilaciones de nostalgia como esta, para la cual incluimos ejemplos de futbolistas colombianos destinados a cosas mayores.

El retiro los llama a temprana edad o no tienen esa fortaleza mental para sobreponerse de las crisis, que no solo son derivadas de las lesiones sino de asumir ese tortuoso camino de volver al nivel que dejaron antes de lastimarse. Por eso esfuerzos como los que ha hecho Falcao García son merecedores de elogios.

¿Listos para repasar estas tristes historias?

Advertencia: No apto para personas propensas a llorar con facilidad…

Marco Van Basten

¡Qué jugador! Artífice de goles imposibles, su carrera estaba destinada a cosas más grandes. 3 veces Balón de Oro para la revista France Football, goleador insaciable, aún si las lesiones mermaron su carrera sigue siendo uno de los grandes referentes al momento de mencionar a los delanteros más importantes en la historia del fútbol.

En 1986 comenzó el calvario de las lesiones. Pasó por el quirófano por una operación en el tobillo derecho y luego, siendo jugador del AC Milan y en su primera temporada, sufrió un problema de clavícula. En 1992 otra lesión de gravedad. No podía con los dolores y tantos problemas lo acosaron a tal punto que jugó infiltrado la final en la Copa de Europa de 1993. Fue su último compromiso oficial.

“Marco siempre ha jugado al fútbol como una bailarina, como un Nureyev con un cuerpo colosal pero con un tobillo que no puede con la presión”, dijo el médico Rene Marti. Una descripción que retrata el suplicio vivido por Marco Van Basten, quien dejó el fútbol en definitiva cuando tenía 31 años.

Juninho

Fantasista. Clase para jugar al buen fútbol como tanto se espera de los jugadores brasileros. La lesión que marcó el declive de su carrera fue el 1 de febrero de 1998, en un compromiso entre el Atlético de Madrid contra el Celta de Vigo. Parte médico: Fractura de peroné y rotura de los ligamentos en el tobillo.

No alcanzó a llegar en las mejores condiciones para jugar con su selección el Mundial de Francia 1998. Se recuperó, pero sin el nivel de antes y lejos del portento de talento que se le conoció antes de la lesión. Cuando regresó al fútbol de su país tuvo algo magia e integró la Selección de Brasil para el Mundial de 2002; sin embargo, su nivel estaba lejos del que tenían otros de sus compañeros.

Juninho se retiró del fútbol en el 2010 con el club Ituano, despidiéndose con un gol que ayudó a evitar el descenso del club a la Serie D.

Michael Owen

El “niño maravilla” del fútbol inglés a finales de la década de los 90, fue una máquina de hacer goles con el Liverpool. Owen lo tenía todo para ser leyenda en su país, pero por cosas del destino una fuerte lesión marcó el descenso de lo que hasta ese momento era una estrella en furor.

Michael Owen Selección Colombia

El tendón de la corva fue el inconveniente, del cual pareció recuperarse y de hecho volvía con mucha fuerza, aunque sin la misma duración. De esporádicas participaciones su carrera se fue desdibujando hasta el momento del retiro en el año 2013 con la camiseta del Stoke City.

Ronaldo

¿Acaso el mejor 9 de la historia? Hizo maravillas en el mundo del fútbol. Lo ganó todo y pudo ir por más, de no ser por las lesiones de rodilla. Fue el ‘Fenómeno’ hasta el 12 de agosto del año 2000, durante un partido entre el Inter de Milán y la Lazio. Ronaldo se recuperó de una lesión en el tendón rotuliano de la rodilla derecha, que yo lo había sacado 6 meses de competencia.

En apenas seis minutos, tras una finta para evitar a Fernando Couto, la rodilla hizo crack. Una nueva lesión, más grave y con consecuencias tristes: Un año fuera de las canchas. Armado de valor volvió al fútbol, aunque sin las condiciones de antes. Sin tantas fintas y regates, ni velocidad extrema. Cualidades que se vieron a cuentagotas, así alcanzara a jugar con Brasil el Mundial del 2002 como goleador.

Luego los problemas de obesidad truncaron aún más su curso en el balompié. Su último partido como profesional fue en la cancha del estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué, el día en el que Deportes Tolima eliminó a Corinthians en una fase previa a la ronda de grupos en la Copa Libertadores del año 2011.

Alejandro Brand

Pregúntele a un hincha de Millonarios que lo haya visto jugar y le dirá lo mismo, tal vez con otras palabras, pero con el mismo dolor: Era un jugadorazo hasta que se lesionó. Después no volvió a ser el mismo. Para debutar con 19 años en esa época y a los 2 meses ser reconocido por su talento es porque el fútbol colombiano estaba ante un auténtico baluarte.

La lesión que acabó con su carrera fue cuando tenía 24 años. Comenzó en un compromiso que Millonarios jugó contra Defensor de Lima. Una lesión de la cual reconoció después que la sufrió porque arriesgó mucho, pero ante el apremio de la institución y el poco conocimiento sobre el tema Brand se expuso más de la cuenta, al jugar contra Sao Paulo.

Le hicieron una operación experimental en Estados Unidos y otras más en nuestro país. La medicina de la época no recuperó a un futbolista excepcional.

Camilo Zúñiga

Decía Francisco Maturana antes del Mundial de Brasil 2014, al cual Colombia clasificó con lujo de detalles con una gran generación de jugadores y la capacidad de José Pékerman para amalgamar ese talento, que Camilo Zúñiga era uno de los futbolistas más importantes de la Tricolor, después de Falcao.

Maestro del engaño, con sus fintas dejaba a cuanto rival se pusiera en su camino. Lastimosamente una lesión de rodilla sufrida en octubre del 2014, jugando para el Napoli en un partido contra el Inter de Milán, fue la hecatombe.

Zuñiga

Nunca volvió a ser el mismo, ni regresando al fútbol colombiano con la camiseta de su amado Atlético Nacional. Él se dio cuenta que bajo esas condiciones no podría dar ni el 30% de lo que en su momento le brindó a los clubes internacionales por los que pasó o a una Selección Colombia que gozó con un jugador lleno de fantasía. Hasta de volante ofensivo lo hacía de maravilla.



Lea también