Del fútbol y los caballos. Futbolistas y técnicos que comparten ambas pasiones

Tan apasionados al fútbol, como a los caballos, el mundo de la hípica es una afición que comparten varias personalidades del balompié. En Colombia tenemos un caco clásico del tema.

El capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, tiene gusto por los caballos. Lo ve como un negocio y se dedica también a la cría de estos animales. Tiene uno en especial, cuyo valor ronda por los 100 millones de euros. El capital social de la empresa constituida para tal fin, llamada Yeguada SR4 (sus iniciales más el número de la camiseta con la que juega en el Real Madrid), está por el orden de los 2,6 millones de euros.

“Me crie con caballos. De no haber sido futbolista, sería jinete”, dijo en alguna ocasión el volante chileno Arturo Vidal, quien también posee varios ejemplares para carreras. Con el tiempo conoció más acerca de la hípica y seguramente todo lo que tienen que ver con las apuestas de caballos USA hasta llegar al punto de ser todo un conocedor de la materia.

Por eso no es para nada extraño que en una visita suya a la ciudad de Cali, con motivo del cumpleaños de su novia Sonia Isaza, se le viera montado a caballo, feliz y encantado con ese plan. Es algo que nació de familia. Una tradición que complementa con sus buenas presentaciones en el fútbol.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Cuando uno quiere algo y sabe que valdrá la pena, no se cansa y no deja de lucha!!💪🏽⚽️👑 feliz 😁 🔵🔴 🐎

Una publicación compartida de Arturo Vidal (@kingarturo23oficial) el

En Colombia, un caso famoso es nada menos que Francisco Maturana. El entrenador tiene una gran afición por los caballos de carrera. El gusto nació de su padre y que siempre ha tenido presente, al lado del fútbol. Él contó en alguna oportunidad que son pasiones afines porque en su época de jugador con Atlético Nacional compartió esa misma afición con colegas y hasta el entrenador Oswaldo Zubeldía, de quien Pacho asegura lo llevó a conocer más de cerca todo lo relacionado con los criaderos de caballos.

De regreso a territorio europeo, hay un jugador que también tiene una afición por los caballos como el mismo Francisco Maturana. Nada menos que el ariete francés Antoine Griezmann. Tiene varios caballos especializados en carreras. La pasión que despierte con cada uno de sus ejemplares en acción es comparable con lo que él mismo atraviesa en el campo de juego.

Sin ser tan mediáticos como otros de sus compañeros, el defensor español Álvaro Odriozola seguramente tendrá varias conversaciones sobre caballos con Sergio Ramos. Es bastante aficionado y pese a su corta edad (23 años) es considerado como un experto en la materia.