Las reflexiones que deja el Nacional de Juan Carlos Osorio para el FPC


Por

8 fechas después de su llegada y con las sesiones de entrenamiento suficientes para que los jugadores se adapten a la idea de juego, Juan Carlos Osorio ya comienza a enviar mensajes desde la forma en sus dirigidos interpretan el fútbol. De cómo lo sienten y por qué nunca renuncian a esa idea.

Atlético Nacional adquirió una marca registrada en su fútbol, priorizando el ataque sobre la defensa. Su obsesión por el arco contrario lo lleva a jugar prácticamente de igual a igual, pero en ese detalle es cuando más se hace fuerte porque tiene arriba jugadores con una capacidad ofensiva importante. Su idea de juego encuentra razón de ser en la medida que sus opciones sean capitalizadas con gol y cuando esto último pasa encuentra triunfos holgados, como en el clásico antioqueño por la fecha 8.

Entonces toman sentido sus variantes tácticas, con jugadores ocupando posiciones poco habituales en ello, pero que al momento de estar proyectados al ataque explotan sus virtudes. Daniel Muñoz, acostumbrado a jugar por banda, trasladó esa misma capacidad actuando de interior y con sorpresa rompe líneas. Los defensores son los primeros en pensar cómo atacar, desde sus balones largos o encontrando espacios desde la salida en corto, buscando romper las líneas de su oponente.

Jarlan Barrera, como máximo maestro de orquesta, recuperó su mejor versión y arriba los atacantes solo esperan la oportunidad perfecta para poner el punto final. Ese fútbol, con esas características y contundencia, encanta al hincha. Al de Nacional y al que gusta de la liga local. Aquí, donde escasean los goles, el cuadro Verdolaga es un oasis.

Que si le alcanza para ganar el título, es otro tema. También, si ese estilo de juego es el ideal. Porque para jugar bien no es necesario solamente atacar. Hay técnicos con otro tipo de convicciones, priorizando el orden defensivo porque tal vez no cuenten en sus equipos con jugadores llenos de gol. En ese detalle, Atlético Nacional también justifica su idea. Es la importancia de saberse reforzar bien, en el momento preciso.

Queda una pregunta. A usted, hincha, que tanto le encanta cuando le hablan del balón: ¿Jugar como Nacional o priorizar el orden, así no marque tantos goles? ]

A su vez, queda la reflexión para el fútbol colombiano: ¿No le vendría bien una búsqueda de identidad colectiva en todos sus equipos, de manera que exista esa intención por agradar al hincha con propuestas de juego mucho más cercanas al arco rival?



Lea también