Lo que piensa Jerssón González, cuando lo tildan de cajonero

Jersson González América de Cali

El director técnico del América de Cali, Jersson González, defiende su proyecto, admitió errores, pero los analizó y sabe que gran parte de lo que está sucediendo tiene su razón de ser en el poco tiempo para desarrollar los trabajos tácticos.

A Jersson González, más que rabia, le causa gracia. Él dice que por encima de todo, primero está el equipo y él trabaja en el América. Entonces, no le presta atención a las versiones de su incidencia en la salida del anterior entrenador. Se concentra en lo suyo, su trabajo y el poco tiempo que siempre justifica para explicar la razón por la cual el equipo aún no tiene su sello.

“Dicen que yo le hice el ‘cajón’ al profesor ‘Pecoso’. A mí me da risa cuando escucho esas cosas. Soy trabajador del club y quiero a mi institución”

El entrenador del América de Cali se juega una de sus últimas cartas en la jornada 3 de los cuadrangulares, esperando mejoras en el equipo. Detectó los errores, pero asegura que es complicado corregirlos, además de darle una forma de juego al plantel, con tan pocos entrenamientos.

“No hemos tenido tiempo porque no hay un proceso. Llevo 13 entrenamientos y cinco trabajos tácticos. Falta finalización y ese trabajo solo lo hemos podido entrenar una vez”, afirmó el entrenador Escarlata en una entrevista para el Corrillo de Mao.

De los errores cometidos en los anteriores compromisos, Jersson González aseguró que ese día no se jugó mal, al igual que contra el Deportivo Pasto. Para él, los goles en contra son producto de errores puntuales. Después, “los rivales se meten atrás”.

También pidió paciencia y tolerancia con el zaguero argentino Juan Pablo Segovia, a quien han señalado por bajo rendimiento. “Es un gran profesional, una excelente persona, un gran jugador y no podemos caerle encima porque ha cometidos esos errores. Es un ser humano que tiene derecho a equivocarse”.

González no se quiere escudar en el bajón de algunos jugadores. Pero admite que la limitante del poco tiempo de trabajo conspira contra los buenos resultados esperados por parte del hincha. “Sé que soy un técnico que estoy empezando en esto y que lo estoy haciendo con amor y con corazón, más que con cualquier otra cosa. Y la verdad es que si el volante de creación y el 8 no dan la dinámica de juego, va a ser bastante difícil, pero yo no les echo la culpa a los jugadores; es que no hemos tenido tiempo, porque no hay un proceso”.