Jersson González sabe que la situación del América de Cali en este cuadrangular es compleja. Con dos derrotas seguidas el margen de error es reducido, pensando en lo que viene. Insistió en que había que perder la calma.

América de Cali no pudo sumar en Ipiales, superado por un gol en el primer tiempo. Buscó fórmulas para llegar al empate, sin éxito. “Nos faltó más ambición en el primer tiempo. Hay que tratar de hacer la mayoría de los puntos y seguir luchando”, destacó el entrenador Escarlata.

González también se refirió al poco tiempo de trabajo que lleva en el equipo, esto con relación a la pregunta que le hicieron acerca del cambio en el periodo complementario, cuando prescindió de Yesus Cabrera. Se inclinó por una propuesta de un fútbol más directo, que tampoco le reportó beneficios.

Deportivo Pasto da un golpe de autoridad en Ipiales

“Llevamos 14 entrenamientos apenas. Cuando uno lleva poco tiempo de trabajo es complicado llegar a coordinaciones. Los procesos son de un semestre. Hoy estamos completando 28 días de haber asumido esto y aquí estamos”, afirmó.

El entrenador no habló de errores puntuales porque siente que no es el momento indicado para buscar culpables. “No hay que desesperarse”, dijo y se aferra a las posibilidades que aún tiene de cambiar el curso de la historia y luchar con el América hasta la última fecha.

En la siguiente jornada de los cuadrangulares el América de Cali jugará nuevamente en condición de visitante, esta vez contra el Unión Magdalena. Será el próximo 18 de mayo desde las 3:30 p.m.