Llegó en silencio, con el campeonato en curso y con la necesidad de empezar a rendir de inmediato. Ya lo está haciendo. Ante Deportivo Pasto, el venezolano llegó a 4 goles en 7 partidos con la camiseta de América de Cali.

Nada mal. Es un jugador que a punta de esfuerzo y calidad se ganó el lugar. Pedro Felício Santos empezó a usarlo apenas llegó. Venía de Caracas FC y ante la necesidad de gol que tenía el equipo, de una fue a la cancha. Casi ni pudo entrenarse con sus compañeros cuando ya tenía que estar en el 11.

Muy rápido Fernando Aristeguieta desplazó a Joseph Cox, por ejemplo. Se ganó el lugar pese a que en los primeros partidos le faltó el gol. Parecía cuestión de tiempo. Y sí, en la Copa Águila ante Leones los hizo por duplicado. Empezó su conteo. Le faltaba marcar en la Liga.

Llegó “El Pecoso” Castro y también se ganó su confianza. Lo puso como titular en el debut y hubo gol suyo. Se lo hizo a Alianza Petrolera antes de unirse a su Selección. Por lo que rápidamente hizo en América de Cali, retornó al equipo que dirige Rafael Dudamel. Se fue y no jugó.

En la escuadra escarlata no se le extrañó respecto a los goles pero sí en todo lo demás. Fernando Aristeguieta se convirtió en pieza clave. Se le necesita en cancha. Así lo entiende “Pecoso”, que enseguida le devolvió el lugar en el 11. Jugó ante Deportivo Pasto y muy rápido marcó otra vez.

Salió antes de los 90 minutos causando alguna duda. ¿Se lesionó? No, no es nada grave. Se trata de una fatiga por los viajes. Se le guardó para que pueda jugar el siguiente partido y ahora el hincha de América de Cali hace fuerza porque no se vaya otra vez: ¡Viene otra fecha FIFA dentro de poco y quizá lo convoquen! Ojalá no se fuera. Vienen partidos determinantes.

Las cifras de Fernando Aristeguieta