Existen muchas lesiones que podemos sufrir en el gimnasio o practicando algún deporte. Los desgarros musculares son uno de los problemas más frecuentes. Un desgarro es una lesión muscular de origen repentino que se caracteriza por un dolor punzante, inflamación y rupturas de fibras musculares en la zona afectada.

Los músculos más propensos a sufrir esta lesión son los de contracción rápida, músculos que realizan su función en más de una articulación y los que requieren mayor capacidad de contraerse y relajarse en el momento adecuado. Por ejemplo, los cuádriceps e isquiotibiales (ubicados en la zona anterior y posterior del muslo, respectivamente), así como también el gemelo interno.

Puede leer: ¿Cómo retomar la rutina después de una lesión? 

Podemos utilizar 4 tipos de clasificaciones para los desgarros. El primero, menos del 5% de rotura de algunas fibras, sin lesión o mínima lesión del tejido de soporte, que es el tejido que contiene o rodea el músculo. Segundo, rotura de mayor número de fibras, con lesión de tejido de soporte y asociado a lesión hemorrágica, el tercero es una rotura de numerosas fibras musculares, con lesión grave del tejido de soporte y hematoma voluminoso. Por último, la más grave que es rotura completa asociada a hematoma voluminoso

Para prevenir los desgarros, previo a la actividad física, se recomienda realizar un calentamiento que aumente el flujo sanguíneo a los grandes grupos musculares. De esta forma, se mejora la capacidad de contracción del músculo y desaparecen los riesgos de movimientos con el músculo en frío.

Algunos profesionales recomiendan entrenamientos específicos de flexibilidad y de fortalecimiento muscular excéntrico. Por ejemplo, ejercicios de estocadas o sentadillas para prevenir lesiones musculares en extremidad inferior. Como complemento, previo a realizar deporte se recomienda una hidratación adecuada, horas de sueño acorde a la edad, y evitar realizar actividad con un dolor muscular pre-existente

Es importante destacar que la recuperación de un desgarro va a depender de la gravedad de la lesión y de características individuales de la persona, como edad, si es deportista o sedentario, si es fumador, entre otros aspectos.