Así denominó Carlos Bacca el momento que él, James Rodríguez y Alexander Mejía compartieron con Christopher Álvarez, el hincha de la Selección que padece enanismo tanatofórico.