Pese a caer en condición de local frente al Schalke 04 en el estadio Santiago Bernabéu, Real Madrid se clasificó a los cuartos de final de la UEFA Champions League. A pesar del logro del cuadro “Merengue”, la hinchada inconforme al final del compromiso abucheó a los jugadores.