Desgraciados, sinvergüenzas, e insultos peores, se llevaron los jugadores del Real Madrid a la salida del estadio Santiago Bernabéu, tras caer sorpresivamente 4 – 3 frente al Schalke 04 por la UEFA Champions League.