Tras la práctica de este viernes en las instalaciones “Culés”, Lionel Messi vivió un momento incómodo con un grupo de hinchas que lo esperaba en las afueras del club. El crack del Barcelona, no detuvo su camioneta y los aficionados que esperaban su autógrafo, asustados tuvieron que hacerse a un lado.