De a poco, Millonarios ha ido haciendo oficiales anuncios que dan visos de cómo va a ser el proyecto deportivo de 2016. El club ya confirmó la renovación de Nicolás Vikonis, la continuidad de Deiver Machado y la salida de Máyer Candelo. La llegada de jugadores como Rafael Carrascal, Carlos Henao y Oscar Barreto se hará pública la próxima semana. Sin embargo, otros futbolistas aún no tienen certeza de su futuro.

Uno de ellos es Fabián Vargas, que termina contrato el 31 de diciembre y todavía no tiene comunicación oficial por parte del club acerca de su continuidad o no. En sus planes está seguir. Es un reto consigo mismo. Una carrera como la suya, con 15 títulos, no quiere pasar en blanco por Bogotá. Por ellos su prioridad es Millonarios y Rubén Israel parece quererlo en su plantilla de cara a la próxima temporada. De cualquier manera, el bogotano no sabe cuál será su futuro inmediado.

“Me siento muy feliz en Millonarios y no me gustaría irme sin haber ganado nada. Yo vine acá detrás de un proyecto que me mostró en su momento Juan Manuel Lillo, un proyecto para mantener a Millonarios donde lo han marcado su nombre y su historia. Vine por títulos y no me gustaría irme sin poder conseguirlos. Tuvimos oportunidades dos oportunidades en las que estuvimos muy cerca y nos eliminaron en ambas por penales. Seguiré esperando estos días a ver qué determinación toman las directivas y el cuerpo técnico. Si no sigo entraré a mirar qué pasará con mi futuro. Mi prioridad es seguir en Millonarios porque sigo trabajando y entrenando acá. Estoy esperando la decisión del club“, manifestó Vargas.

Además, el bogotano opinó sobre la razón de la debacle del equipo en el segundo semestre. Vargas fue crítico con la conformación de la plantilla que afrontó el campeonato. “Cuando conformaron un buen equipo llegamos a semifinales y nos eliminaron por un penal. Terminó siendo campeón justamente el equipo que nos sacó. Para el segundo semestre creo que no se conformó el equipo de la misma manera. Se dejaron ir jugadores fundamentales en el esquema de nuestro equipo, se cambió de técnico a mitad de temporada y al final todo eso terminó pasando factura”, expresó el medipcampista de 35 años.

Sobre la salida de Máyer Candelo y Federico Insúa, Fabián Vargas reconoció que lo afecta porque ha compartido con ambos muchos momentos de su carrera. No obstante, el bogotano entiende esas decisiones como condición natural de los avatares de ser jugadores de fútbol.

“Duele porque son amigos. Llevamos muchísimos años de conocernos, son grandísimos profesionales, pero nosotros dependemos de quienes toman las decisiones y manejan los hilos de los clubes a los cuales pertenecemos. Esto es el fútbol y no nos queda otra que aceptar las decisiones y seguir nuestro camino”, concluyó Vargas.