“Yo quise retirarme en Millonarios”: Gerardo Bedoya

La historia de Gerardo Bedoya en Millonarios, así como la de tantos otro hombres controversiales, estuvo cargado de capítulos de amores y odios. Resistido en el comienzo por haber llegado desde Atlético Nacional, a fuerza de entrega, amor propio y goles, se ganó el cariño de la hinchada.

Fue en 2006, cuando Bedoya dio un cambio de tuerca para llegar a un Millonarios, en ese entonces comandado por Óscar Héctor Quintabani y no le costó demasiado tiempo ganarse el respeto de la afición porque de entrada mostró su carácter para defender la camiseta ‘Embajadora’.

Su liderazgo, por ejemplo, fue vital para aquel equipo dirigido por Mario Vanemerak que arribó hasta las semifinales de la Copa Sudamericana de 2007. Anotó goles importantes, como el tanto 100 de Millonarios en un clásico capitalino. Su deuda, por supuesto, fue no lograr un título y haber salido del club para recalar en Santa Fe.

Después de 3 años en Millonarios, ser respetado por buena parte de la afición y haber asegurado que su deseo era retirarse en el ‘Embajador’, la historia dio reveses y Bedoya terminó vistiéndose con la camiseta de Santa Fe, lo que demarcó una ruptura total.

De hecho, desde aquel incidente en un clásico capitalino en 2012, ya vistiendo la camiseta ‘Cardenal’, en que pisó a Jhonny Ramírez en la cabeza, fue declarado persona non grata en Millonarios, aun cuando declaró de forma pública su arrepentimiento ante ese impulso.

Hoy, ya con 40 años, y retirado del fútbol, Gerardo Bedoya dice querer tanto a Millonarios como a Santa Fe, club en el que trabaja como asistente técnico hace unas semanas. El antioqueño ha dado una entrevista en el programa “Se Dice de Mí” de Caracol Televisión y ha recordado el incidente con Ramírez, así como la razón por la que se fue del ‘Embajador’.

“Fue una equivocación lo de Jhonny. Me dejé llevar. Fue uno de los días difíciles de mi carrera porque todo el mundo me juzgó. Ramírez me estaba pegando, yo abrí los brazos y él se tiro al piso, y a mí eso no me gustaba, me gustaba que me pegaran pero que también aguantaran que yo también iba. Quise puntearlo para que se levantara y cuando se movió le di en la cara. Ahí se desató todo. Jhonny era de esos que pegaba, pero no le gustaba que le pegaran”, reconoció Bedoya.

Ello le costó estar fuera de las canchas 15 jornadas y la reprobación de una hinchada que lo acogió en otro momento de su carrera, cuando con profesionalismo se hizo importante para Millonarios durante seis semestres.

“Millonarios me demostró la pasión que tenía. Y paso de Millonarios a Santa Fe, que ahora es uno de los equipos que más quiero. Hay muchos que me preguntan cómo puedo querer a Millonarios y a Santa Fe al mismo tiempo, y sí, yo quiero mucho a los dos equipos. En su momento, yo quise retirarme en Millonarios y resulta que los directivos de ese entonces no me pagaron durante mucho tiempo y me tocó irme. Me duele que todavía haya gente que diga que soy un vendido después de todo lo que le di a Millonarios. Yo di todo y creo que me fue muy bien”, concluyó Bedoya.

El antioqueño logró con Santa Fe, lo que en Millonarios no: ganó el título del fútbol colombiano, y así pudo ganarse un lugar como referente del rival de patio. De cualquier manera, Bedoya alcanzó a disputar 102 partidos con la camiseta ‘Embajadora’ y a anotar 11 goles. Más allá del viraje que haya podido tener su carrera y las resistencias que volvió a generar entre la afición, él sigue recordando su paso por el club de forma especial.

Cortesía de entrevista: Caracol Televisión. (Vea la entrevista completa en este enlace)