Maxi rendimiento en El Campín

Algo para destacar en el Millos de Lunari es su contundencia en casa. No perdió y ganó casi todo lo que jugó. Su más reciente triunfo lo logró ante Boyacá Chicó (3-1) con goles de Agudelo, Uribe y el primero de Maxi Núñez.

El potencial de la escuadra embajadora se potencia jugando ante su público. Allí suele ganar y, sobre todo, haciendo varios goles. Este semestre lo probó ante Cúcuta Deportivo, Cortuluá y Deportivo Pasto. La idea ante Chicó era repetir y medianamente lo logró, más allá de un susto que se llevó.

Empezó ganando temprano. A los 20 minutos ya estaba arriba en el resultado con gol de Jhonatan Agudelo. Bah. Gol no. Golazo. Fue un hermoso taconazo tras un centro perfecto de Lewis Ochoa. Ahí se pensó que pasaría por encima a un rival que no se dejó. El cuadro boyacense llegó al juego sin triunfos en el certamen. Buscaba uno y lo demostró de entrada en el segundo tiempo.

Muy rápido igualó a través de un tanto de Yésinguer Jiménez con el que llamó la atención de un Millonarios dormido, relajado y con la necesidad del resultado. Por eso reaccionó rápido para adelantarse otra vez, ahora con un centro de Silva y un lindo cabezazo de Fernando Uribe.

Estaba el 2-1 pero faltaba liquidad el juego para evitar un nuevo susto. Y ese llegó a través del esperado Maxi Núñez. El argentino no había podido marcar y ahora se le dio. Se inventó una linda definición entrando al área por izquierda, elevando el balón y metiéndolo al arco por el ángulo superior izquierdo. Golazo también.

Fue el quinto triunfo del equipo en casa en donde además sumó empates con La Equidad y Santa Fe. Esos son 17 de los 18 puntos que lo tienen cerca del grupo de 8 clasificados a la siguiente ronda, eso sí, con un partido menos que el resto.