Los 40 partidos de Lunari en el banquillo de Millonarios

En el juego de vuelta por la semifinal de Liga frente al Deportivo Calu, Ricardo Lunari cumplió 40 partidos en el banquillo ‘Embajador’

La ilusión de Millonarios por llegar a la final se quedó estancada en la tanda de los penales en Palmaseca. Una serie cerrada, digna de unas semifinales, que terminó con dramatismo e ironía: el azar de los lanzamientos desde los doce pasos y el hecho de que Luis Delgado, héroe de la estrella 14 y figura durante el partido, perdiera el cobro definitivo.

Allende de todos esos hechos todos dolorosos, el Millonarios de Lunari logró una campaña superior a las expectativas iniciales, dada inexperiencia del ‘Mono’ y la irregularidad del equipo durante el torneo. Meritorio a todas luces que este grupo de jugadores y cuerpo técnico se hayan reinventado, siendo más que sus propias limitaciones, y hayan disputado hasta lo último la posibilidad del título.

El Millos de Lunari: un equipo de resultados contrastados dentro y fuera de casa

Una de los grandes méritos del Millonarios de Lunari durante la actual Liga Águila es que no perdió en El Campín. Disputó doce partidos, de los cuales consiguió nueve victorias (Patriotas, Cortuluá, Cúcuta, Pasto, Chicó, Alianza Petrolera, Medellín, Envigado y Cali) y tres empates (Equidad, Santa Fe y Nacional), lo que equivale a un 83, 3 por ciento de rendimiento como local.

En Palmaseca, Millonarios volvió a caer en condición de visitante. El equipo de Lunari estuvo marcado por su contraste entre los rendimientos de local y fuera de casa. De hecho, su buena campaña en el semestre se sustentó por la capacidad de lograr buenos resultados en El Campín, pues lejos de ella logró apenas un balance del 27,7 por ciento, en doce juegos disputados, dos victorias, cuatro empates y seis derrotas.

Todas estas cifras matizadas por la buena curva ascendente con el que finalizó el torneo regular con un invicto de ocho jornadas.

El Deportivo Cali: el punto de inflexión en la campaña

Así como la goleada en Palmaseca determinó el punto de quiebre de la campaña del todos contra todos, pues a partir de ese escenario se generaron inestabilidades futbolísticas y emocionales en el equipo, el choque por semifinales significó la eliminación en un torneo en que Millonarios venía en alza y en la que parecía que podría llegar a la final, luego de alcanzar la tanda de penales.

El ‘Pecoso’ Castro, como en la temporada de 1995/1996, fue el verdugo de Lunari, pues le negó la oportunidad de volver a ser campeón en el fútbol colombiano.

La actual campaña en Liga finalizó con un 55,5 por ciento de rendimiento

Pese a alcanzar la fase de semifinales, el semestre de Millonarios en términos estadísticos estuvo apenas por encima de la media, lo que es elocuente de la irregularidad del equipo, que no encontró un equilibrio entre sus resultados en casa y fuera de ella.

Millos finalizó cuarto en la tabla de reclasificación con cuarenta puntos y deberá hacer un buen segundo semestre para lograr la clasifcación a alguna copa internacional.

La apuesta por la cantera: en busca de una identidad del club

Millonarios ha vuelto a creer en los jugadores forjados en la cantera y en ello Ricardo Lunari tiene mucho que ver. La apuesta por jugadores como Gabriel Díaz y Sergio Villarreal, futbolistas que son una base para el futuro y que con el ‘Mono’ tuvieron mayor continuidad y regularidad.

Lunari-rendimiento