<
>

Idilio eterno: seis años del debut de Omar Pérez

El domingo anterior se cumplieron 6 años de que Omar Pérez jugó su primer partido vistiendo la número 10 ‘Cardenal’. Fue el comienzo de un idilio eterno entre el jugador y Santa Fe; el surgir de uno de los máximos ídolos de la historia del primer campeón.

El domingo 8 de febrero de 2009, Omar Pérez disputó su primer partido vistiendo la camiseta de Santa Fe. Fue en El Campín, en la victoria del ‘Expreso’ por 1 a 0 ante el Real Cartagena en el marco de la primera jornada de la liga de ese año. Han pasado seis años de eso y el ‘Pelado’ se ha grabado en la historia del rojo bogotano. Su figura es la referencia de unos de los equipos más ganadores en la vida del club.

Omar llegó a Santa Fe -procedente del Deportivo Independiente Medellín- para romper la historia ‘Cardenal’. Pese a que en su primer semestre de haber llegado, el equipo, en ese entonces comandado por Germán ‘Basílico’ González, no logró ni siquiera clasificar a los cuadrangulares semifinales, bastó menos de un año para que el ’10’ lograra su primer título: la Copa Postobón de 2009. Aquel triunfo -minimizado por muchos en ese momento- quebró una sequía de 34 años sin que el ‘León’ ganara algún título.

El hincha de Santa Fe se enamoró de Omar Pérez por su exquisitez técnica, sus asistencias quirúrgicas, sus golazos en partidos importantes y su liderazgo. La afinidad entre el argentino y la afición fue inmediata, surgió de manera natural. El ’10’ se sintió cómodo y pudo reflejarlo en cada partido.

Pasaron dos años -después del título de Copa Postobón- de ayuno para Independiente Santa Fe, pese a que en el torneo finalización de 2011, el equipo estuvo a minutos de acceder a la final del fútbol colombiano, pero un gol de Wilder Medina en el minuto 89 diluyó las esperanzas de la séptima estrella en ese año.

En el siguiente semestre el ‘León’ vivió el día más importante de su historia al coronarse campeón luego de una búsqueda llena de ansiedades, frustraciones, esperanzas que naufragaron, que duró 37 años. Omar estuvo ahí y fue determinante: marcó ocho anotaciones en esa campaña, además de que sus cobros de falta precisos fueron asistencia de gran cantidad de tantos.

Con la gesta del séptimo título y su relevancia dentro de él, Omar selló su nombre en la historia de las leyendas de Santa Fe. Pero haber roto la sequía no fue suficiente. El ‘León’ siguió ganando títulos con el ’10’ como comandante. En 2013, el rojo bogotano logró la Superliga ante Millonarios y alcanzó las semifinales de la Copa Libertadores, en la cual marcó tres goles.

El arraigo del ‘Pelado’ con Santa Fe es tal, que afirmó que firmaría contrato de por vida con el club si se lo propusieran. La hinchada retribuyó ese cariño por el rojo entregándole su cariño y reconocimiento, y graduándolo como ídolo.

La senda de triunfos continuó, pero no se ha cerrado: en 2014, Santa Fe volvió a ser campeón y no tuvo que esperar demasiado para lograr la octava estrella y un mes después llegó el título de la segunda Superliga frente Atlético Nacional. Dos ligas, dos Superligas y una Copa Postobón. Cinco títulos que ha convertido a Omar en uno de los jugadores más ganadores de la historia de Santa Fe.

El ’10’ ha vivido sus momentos quizá más felices con Independiente Santa Fe. Además de los títulos y de su idilio con la hinchada, ha convertido 66 goles en 181 partidos disputados. El más recordado: el número 100 de su carrera que lo consiguió el año anterior en un clásico contra Millonarios.

En este nuevo año, Omar quiere seguir marcando una época del club: la Copa Libertadores es el mejor escenario para lograrlo. De cualquier forma, su huella en el club es ya perenne, él es protagonista de un idilio eterno.

Crédito de foto: Independientesantafe.co



Etiquetas

, , , , , , , ,

Siguiente


Internacional