JuanGo Columnista
Juan Gonzalo Montoya

El Deportivo Cali

Aclaro que no es el equipo de mis amores, pero sí es el de mi hijo y el de muchos amigos que quiero y aprecio. También reconozco que entre mis amigos hinchas del Cali y los del América prefiero de lejos a los diablos rojos; muchos hinchas del Cali que conozco son mamonsísimos, pesados y hasta a veces detestables, pero he convivido con ellos desde que llegué a Cali y me toca aguantarlos.

Hablo del Cali porque está en boca de todo el mundo, lamentablemente no por sus gestas deportivas, sino por su situación económica, que pasa por horas muy bajas.

Lo primero que hay que entender es que el Deportivo Cali es totalmente diferente a cualquier otro club de Colombia. El Cali es una asociación, donde los socios son dueños de la institución y por votación se selecciona una junta directiva y de allí un presidente. El Cali es de todos y no de un privado o grupo de empresarios. Creo que ese es su mayor problema.

El Deportivo Cali actual, si llega a tener dos mil socios, son muchos y con eso más patrocinios no aguantan para sostener una institución. Por poner un ejemplo, el Nacional de Uruguay tiene 85.000 socios.

Se habla que la deuda del Cali esta alrededor de los noventa mil millones de pesos: ¡Una barbaridad! Como estamos en Cali, la prensa Calibalista -así somos como sociedad por estos lares-, están ensañados con el club y piden cabezas a diestra y siniestra. Eso de remar todos para el mismo lado no es algo que vaya con los caleños, pero sí la envidia y las ganas de hacer daño.

Conozco algunos de los miembros de la junta del Deportivo Cali, gente buena, decente y trabajadora, empresarios propietarios de grandes empresas de la región y el país, personas que están allí solo por el amor por la institución, ya que no devengan sueldo alguno. Pero el Cali vive en un modelo que no le da vida y lo carcome por dentro. Se deben cambiar los estatutos, permitir la llegada de inversionistas o empresas que aporten al equipo capital y, por qué no, ideas frescas.

No existe en Colombia un equipo más atractivo económicamente para invertir que el Cali, una gran sede en Pance, otra en la Vásquez Cobo maravillosa y un estadio todavía por terminar. Único club en Colombia con una infraestructura de ese calibre.  Su estadio aún no tiene nombre y puede ser un filón comercial porque está diseñado para que sea también un centro comercial y de negocios, que puede incluir un hotel y parque temático; además, alrededor del estadio se encuentra el aeropuerto, dos zonas francas, el Museo Aero Fénix, innumerables restaurantes de calidad y una zona en constante desarrollo como es el corregimiento de Rozo, que además es muy segura. A esto hay que sumarle que se encuentra entre tres grandes municipios: Cali, Yumbo y Palmira, con alrededor de 3 millones de habitantes.

Hay crisis financiera, de eso estoy seguro, pero el futuro puede ser promisorio si llega alguien con visión. El potencial es infinito.

Es hora de que los hinchas azucareros demuestren su amor al club y la mejor manera es abonándose para ser parte integral del cambio que tanto necesita la institución. El mundo no se ha acabado y hay Cali para rato.

Saludos.

Juango.

Pd. Se me olvidaba, la cantera del Cali es, de lejos, la mejor de Colombia.

___________________________________________________________________

Las opiniones de colaboradores y columnistas, como las expresadas en cualquier texto firmado, solo comprometen a sus autores. Futbolete.com respeta el derecho a las rectificaciones, lo mismo que el derecho a contradecir, aclarar o complementar opiniones o noticias publicadas en esta web.

Para más contenido, noticias y entretenimiento, descarga nuestra App de Futbolete desde la PlayStore para Android o la AppStore para iOS

Siguiente