Alejandro Restrepo y aquello del verdadero amor

Alejandro Restrepo tuvo un comienzo de carrera profesional a la inversa. Debutó en el equipo más mediático e importante de Colombia, y aunque sus números iniciales fueron de locura, sumándole ese título de la Copa BetPlay contra Deportivo Pereira, su casa actual, el técnico se fue quedando corto. Presión interna, poca experiencia y hasta una relación tensa con un camerino lleno de estrellas locales que, hoy por hoy, ya están en caída libre y nadie los detiene.

En Deportivo Pereira, cuando llegó a mediados de este 2022, muchos rumores empezaban a generar desconfianza entre hinchas y críticos. Algunos decían que cómo era posible que alguien que fracasó en Atlético Nacional, con aquella nómina, fuera capaz de tener éxito inmediato con un equipo de bajo perfil y nombres entrantes que no eran de peso. De lo que sí estoy seguro es que en Deportivo Pereira, Restrepo conoció su verdadero amor.

Restrepo, quien se clasificó a las instancias finales en su primer semestre con Deportivo Pereira, parece haberse topado con esa persona necesaria y que, de muchas maneras, influye en el carácter, la personalidad y la confianza de aquel que tiene la fortuna de conocerla. Restrepo, quien se liberó de tanta presión externa e interna, hoy parece alguien nuevo, un entrenador que muestra mucho más lo que verdaderamente puede llegar a ser en el fútbol.

En cuanto a liderazgo, Alejandro Restrepo parece haber tomado la batuta de su propio equipo, sin temor a corregir, a hacer cambios impopulares o hasta gritar para ser escuchado, algo que poco hacía en Atlético Nacional. Además, sus emociones en la línea son dignas de alguien que disfruta el fútbol y la dirección técnica; no de alguien que, como pasaba en Nacional, parecía ser consumido por el poder mediático y populista de aquellas personas importantes que rodean el club antioqueño.

Alejandro Restrepo, encontrando su amor en Deportivo Pereira, se abrió y dejó ver todo lo que tiene por dar. Confió en un equipo, en una plantilla y, recurriendo a lo más elemental del ser humano, el DT se convirtió en un ser social, que no teme a mostrar sus sentimientos tal y como son. En Nacional, lastimosamente, estaba maniatado ante el contexto de su presencia.

Para más contenido, noticias y entretenimiento, descarga nuestra App de Futbolete desde la PlayStore para Android o la AppStore para iOS

Siguiente