Goleada de reivindicación en Libertadores

Llegó la reivindicación del verde en la Libertadores. La hinchada esperaba una noche así en el certamen continental: con la jerarquía despierta, la esperanza viva y la eficacia para sentenciar una goleada de alivio. Nacional se impuso con distancia a Estudiantes de La Plata y se aferra a la ilusión.

El equipo de Reinaldo Rueda fue consciente de no se jugaba menos que la vida en la Libertadores en el Atanasio. Condición inesperada para el vigente campeón que ha sufrido tropiezos que hoy lo tienen al límite, pero vivo. Nacional se adueñó de la pelota de comienzo a fin y se acercó sin cesar para intentar encontrar un golpe de ventaja.

Eso sí, Estudiantes dio el susto apenas arrancando el encuentro, cuando Juan Sebastián Verón, eje de todo el fútbol ‘Pincharrata,’ filtró una pelota clara para Javier Iritier,que ingresó al área y remató desviado. Por lo demás, el conjunto argentino estuvo lejos de preocupar a Nacional, más allá de intentos esporádicos.

La fiesta fue ‘Verdolaga’, aunque la ansiedad hacia el gol evitó que Nacional se fuera en ventaja antes en el partido. Dayro Moreno falló debajo del arco y estrelló un balón en el horizontal. También lo intentaron Rodin Quiñones y Andrés Ibargüen, que tuvieron un trabajo descomunal rompiendo por las bandas a un Estudiantes lento en defensa.

Tuvieron que pasar 35 minutos para que Nacional recompensara su esfuerzo de ir siempre al ataque. Y fue con un disparo de fuera del área de Matheus Uribe, que regresó a la cita continental y demostró todo su potencial y lo que pesó su ausencia. Con un remate cruzado, el mediocampista venció a Andújar y rompió el partido.

Antes del final del primer capítulo, Dayro Moreno tuvo su redención y castigó en el área. Ya a esa altura el juego parecía decidido. No sólo por el resultado, sino porque Estudiantes ya ahí se vio vencido en el Atanasio. Pero Nacional siguió y sumó. No dejó nunca de buscar el arco del equipo de Nelson Vivas.

Como consecuencia de ello, en apenas dos minutos del primer tiempo, encontró el tercero y era goleada. Quiñones activó la jugada, Dayro trazó la diagonal, llegó al fondo y centró. Allí arribó Ibargüen para dar sentencia.

El Nacional que todos quiere ver en Copa

Nacional recuperó la mejor de sus expresiones y Estudiantes lo sufrió durante todo el partido en el Atanasio. El descuento ‘Pincharrata’ resultó apenas anecdótico. Quien llegó a zona de definición fue el mismo Iritier, pero el peruano Diego Haro registró el tanto como gol en contra de Farid Díaz a la salida de Franco Armani.

No hubo impacto anímico ante el descuento. Por el contrario Nacional siguió insistiendo y si alguien faltaba por unirse a la celebración y a la goleada fue Macnelly Torres, que cazó un rebote para sellar el 4 a 1.

Es el Nacional que se quiere ver en Libertadores. Eficaz, equilibrado, vertiginoso y con la jerarquía de siempre. El verde cree en el milagro. Pero por lo menos en el Atanasio hubo una goleada de reivindicación