Que Atlético Nacional aún se encuentre entre los 8 mejores de ninguna manera es garantía de clasificación. Menos después de la derrota en Neiva contra el Atlético Huila. 18 puntos que todavía no tranquilizan y sí evidencian problemas.

Le cuesta al verde. Sin una hoja de ruta para disputar sus compromisos, cada vez que sale al terreno de juego parece un laboratorio de pruebas. El Nacional de hoy no tiene la forma de un equipo identificado con un estilo de juego, sucumbiendo en los compromisos por errores imperdonables. Las tres unidades perdidas en Neiva reflejan lo mucho que le cuesta al equipo hilvanar una buena presentación.

Con 18 puntos y 8 jornadas por disputar el verde de la montaña necesita salir del mal momento con una serie de resultados positivos que eviten llegar a las últimas jornadas con el riesgo de quedarse por fuera de la zona de clasificación. Atlético Nacional no se queda eliminado de una fase regular en el campeonato colombiano desde el Apertura 2012.

Son 12 clasificaciones consecutivas a la siguiente fase del campeonato. El hincha cree en su equipo, pero también sabe que con este rendimiento se corre el riesgo de sufrir un papelón mayor al final de esta fase regular, en caso de no encontrar un revulsivo a la irregularidad. Por extraño que parezca, Nacional pasó de un planteo excepcional en Barranquilla, sacando un empate sin goles a pura jerarquía, a sufrir un gol en Neiva contra el peor equipo del semestre.

¿Qué le queda a Nacional en el campeonato?

En condición de local vienen rivales complicados. A hoy, no se puede gozar de cierta tranquilidad por recibir al Boyacá Chicó, por ejemplo. Luego hay que sumar la dificultad que representa enfrentar al Cali, Junior y La Equidad, los otros compromisos que le restan a Nacional en condición de local.

Si el equipo logra el 100% de rendimiento en estos compromisos, sin importar lo que haga de visitante, tendrá el cupo asegurado a los Cuartos de Final. De lo contrario, tendrá la urgencia se sumar por fuera, donde tampoco es claro el panorama, máxime si se viene de una sufrida derrota en Neiva, dejando la sensación de inestabilidad.

Debe jugar el clásico contra Independiente Medellín, visita a Rionegro Águilas, Once Caldas y cierra contra Leones. Duros rivales para el verde de la montaña, equipo del cual parece indicar que seguirá siendo dirigido por Hernán Darío Herrera.