Atlético Nacional fue local en el Palogrande

Con anotaciones de Sherman Cárdenas y un doblete del venezolano Alejandro Guerra, Atlético Nacional goleó al Once Caldas en el estadio Palogrande de Manizales por la séptima fecha de la Liga Águila I – 2016.

Atlético Nacional presentó una mezcla entre jugadores que son titulares habituales en las distintas competiciones, más algunos suplentes y futbolistas del proceso en divisiones menores, algo que ya es un sello en la institución.

La idea siempre fue proteger la condición física del plantel principal porque el próximo martes habrá competencia internacional de nuevo contra Sporting Cristal. Aun así, la propuesta de buscar los tres puntos se mantuvo, pese a las dificultades propias de ser visitante ante un rival abocado a un fútbol rápido por la juventud de su plantilla.

Luego de 15 minutos intensos en los que no hubo presencia ‘Verdolaga’ en la portería de Juan Carlos Henao, Nacional se metió de lleno en el juego y mediante las transiciones ofensivas, fundamentales por la velocidad de los extremos, se puso en ventaja.

El gol, convertido por Sherman Cárdenas, nació de una excelente jugada personal por parte de Andrés Ibargüen. Después vino el disparo potente y ubicado de Cárdenas, quien regresó con gol luego de su periplo por el fútbol de Brasil con el Atlético Mineiro. Había sido suplente, esperando la oportunidad y justo cuando se la dieron retribuyó con anotación.

Once Caldas se quiso salir del trance al que fue sometido y durante la segunda mitad planteó un equipo más cerca de la portería que en esta oportunidad ocupó ‘Neco’ Martínez, quien no atajaba en partido oficial desde abril del 2015. Ejerció un dominio territorial, pero no plasmado en acciones de gol, así que el verde, aplicando al sacrificio de sus volantes y delanteros para apoyar en la marca, retomó paulatinamente el control.

Si bien no tuvo el balón tanto tiempo, Atlético Nacional se esmeró en que su rival no lo atafagara con pelotazos, llegadas por los costados o acciones a balón parado, argumentos que generalmente caracterizan al cuadro blanco de Manizales. En ataque, la sociedad entre Sherman e Ibargüen fue el principal argumento para buscar más anotaciones.

Otro as bajo la manga fueron los remates de media distancia. Cárdenas marcó por esa vía el primer gol y luego el turno correspondió a Alejandro Guerra, quien primero se apuntó una auténtica joya de anotación y él mismo obtuvo el tercer y definitivo tanto en el Palogrande. El verde dio cátedra de efectividad.

Aplicados atrás, predicando el orden como premisa fundamental en todos los partidos que dispute, Atlético Nacional sumó su cuarta victoria en la Liga Águila y pese a tener dos juegos aplazados, se mantiene en la zona de los 8 mejores. Parcialmente es segundo en la clasificación general.