El Inter de Milán de Roberto Mancini buscaba su tercer triunfo consecutivo en la jornada 34 de la Serie A para seguir en camino hacia la posibilidad de lograr un cupo a la Champions League, pero terminó perdiendo por 1 a 0 en condición de visitante ante el Genoa. Jeison Murillo actuó los 90 minutos, siempre atento en defensa y con momentos de idas al ataque.

Murillo disputó su partido número 29 como titular en la Serie A en un Inter que buscó la victoria y contó con opciones, sobre todo en el primer tiempo, con los embates de Rodrigo Palacio en combinación con Mauro Icardi e Ivan Perišić.

Inter fue perdiendo potencia ofensiva y fue cayendo en ansiedades que condujeron a que el equipo ‘Neroazzurro’  concediera más oportunidades a un Genoa que en principio no incomodó a la escuadra de Milán en el Luigi Ferraris.

En ese contexto, Jeison Murillo tuvo la confianza para salir jugando desde el fondo, aunque con imprecisiones en la ejecuciones y, por momentos se precipitó con pelotazos para buscar la velocidad de los atacantes. En defensa, fue seguro en los anticipos ante el delantero Diego Pavoletti  y se complementó con suficiencia con el brasileño Miranda.

Mientras el Inter fue nublando sus ataques, el Genoa fue adelantándose en el campo y, en el segundo tiempo forzó al Inter a perder la pelota. La Roma empataba frente al Torino y dejaba la mesa servida para que el Inter descontara una diferencia de cuatro puntos por los puestos de repechaje de Champions League.

El equipo de Roberto Mancini, entendiendo ese panorama, buscó despojarse del dominio territorial del Genoa en el segundo tiempo y buscó en velocidad un tanto que entregara el triunfo. No obstante, la claridad en el último cuarto de campo no llegó.

Jeison Murillo se vio activo contribuyendo en ataque: saliendo de su zona para llegar a terreno contrario e incluso estuvo cerca de generar una acción de gol. El colombiano llegó al área contraria, habilitó a Brozovic, que centró, pero no llegó la definición de Palacio.

Y en cambio, Genoa sacó provecho de una jugada de tiro de esquina para anotar el único tanto del partido. Lo consiguió Sebastian de Maio, tras un cabezazo en el área que culminó con un pase a la red, sin marca a la hora de definir del italiano. Quien falló en el primer marcaje fue Miranda y en el segundo Alex Telles.

Con el resultado adverso, el Inter adelantó mucho más líneas en búsqueda del empate, pero encontró pocas opciones de cara a la portería protegida por Eugenio Lammana. La más clara fue de Eder en el último minuto de partido con un remate cruzado en el área, que pasó desviado.

Jeison Murillo se adelantó tanto que incluso pudo haber provocado una jugada de penal, que el central no sancionó. La peor noticia para el Inter es que la Roma logró vencer al Torino por 3 a 2 -con Totti como figura- y le tomó siete puntos de ventaja al equipo ‘Neroazzurro’ a falta de cuatro fechas para el final de la Serie A.

Así, el Inter de Mancini, con Jeison Murillo, como uno de sus bastiones, empieza a despedirse del sueño de la Champions League tras 4 años de ausencia del máximo certamen de clubes.