La encrucijada de James Rodríguez: Alguien tiene que ceder

James Rodríguez todavía tiene contrato en el Real Madrid hasta el 30 de junio del año 2021. Eso condiciona su salida al Napoli o a cualquier otro club. Primero tienen que ponerse de acuerdo con el cuadro Merengue.


Lo único cierto en estos momentos es que Napoli y Real Madrid no están de acuerdo porque del lado español el pedido es muy alto. En ese sentido se orientan las declaraciones más recientes por parte del máximo accionista del club italiano, Aurelio De Lauentiis. “Con James estamos dispuestos a hacer un sacrificio, pero le pedimos al Madrid que hagan otro”, le dijo a Sky Sports.

También cree que esta situación lo que hace en últimas es perjudicar al jugador. James Rodríguez quiere estar en Italia y el Real Madrid no accede. “Deberían considerar que es mejor dejar salir a un jugador descontento quizás con una cesión”.

De paso, De Laurentiis desmintió que haya hablado con Florentino Pérez, calificando estas versiones como “tonterías”. En estos momentos quienes están a cargo de dialogar con la gente del Real Madrid son el director deportivo y el agente de James Rodríguez, Jorge Mendes.


Así mismo, ratificó que Carlo Ancelotti sí tuvo una charla telefónica con James Rodríguez: “Supo motivarle bien. Sería un gran regalo. Él lo hizo muy bien sólo dos veces, ambas con Carlo. Vamos a esperar a ver qué pasa”.

En medio de esta situación está James, quien acaba de cumplir 28 años y desde Medellín, donde tiene una residencia en la que habitualmente disfruta de su descanso, aguarda por una decisión. Mientras tanto, recibe muchos mensajes en redes sociales de los hinchas del Napoli, ilusionados con que sea su refuerzo.


¿Qué pasa si no hay acuerdo entre Real Madrid y Napoli?

Real Madrid tiene la potestad de sentarse a negociar con otros clubes que estén interesados en contratar a James Rodríguez. De allí que se deriven versiones de prensa sobre posibilidades para el colombiano en Francia con la camiseta del PSG. ¡O hasta jugar con el Atlético de Madrid!

Sin embargo, esto último no tendría asidero, dado que para el Real Madrid se entendería un paso de James a ese club como una forma de reforzar a un rival directo que tiene en las competiciones españolas.

El pedido de Madrid por James es de 42 millones de euros o hasta más. Quieren venta directa y no repetir la figura hecha cuando el volante colombiano jugó en el Bayern Múnich, donde estuvo a préstamo durante 2 temporadas con opción de compra.