Europa: El máximo desafío de Juan Fernando Quintero

Juan Fernando Quintero

Juan Fernando Quintero es el crack esperado en la Selección Colombia. El volante clásico que tiene un truco en su repertorio: Lo tiene guardado en forma de tiro libre o con un pase magistral. Un talento con recorrido internacional en Europa, donde aún guarda una deuda pendiente.

¿Quién puede decir que Quintero ya no tiene chances de regresar a Europa? Con 26 años aún cuenta con el respaldo de la edad y el fútbol suficiente para una nueva etapa en el balompié del Viejo Continente.

River Plate lo tiene blindado, con un contrato hasta el 2022. Una coraza que solo puede deshacerse ante una oferta suculenta, de las que lleguen en serio con el poder de ofrecer los 30 millones de euros estimados en su cláusula de rescisión. Los argentinos saben que un jugador con semejante talento tiene todos los atributos para sobresalir en Europa, contrario a pasadas etapas suyas, donde la juventud y falta de experiencia le costaron.

Más maduro, con el aprendizaje de estar en un club grande donde los títulos son la exigencia mayor, su primer año en River concluyó con Supercopa Argentina y la Copa Libertadores, nada menos que con gol en la final frente a Boca Juniors.

¿Cómo ha sido la experiencia de Quintero en Europa?

Mejor aún: ¿Por qué no pudo triunfar como sí lo hizo en River Plate? Hay muchos factores para explicarlo. Inicialmente, su vida en el fútbol lo condujo muy joven al exterior. Con apenas 19 años se fue a Italia, como integrante del Pescara. Un club de pocas pretensiones, fue el primero en abrirle las puertas del Viejo Continente.

Luego de 17 partidos y un gol, jugó un año allí, para luego pasar al FC Porto. Los portugueses se convencieron de tener al colombiano tras confirmar el potencial del jugador durante el Mundial juvenil de Turquía en el 2013.

Pescara hizo un buen negocio. Compró al jugador en 2,5 millones de euros al Atlético Nacional y se lo vendió a los portugueses en 10. Con el club lusitano, de los más tradicionales en ese país y donde el jugador colombiano es bien recibido, Juanfer comenzó muy bien: 42 partidos en su primer año y por primera vez supo lo que era la Champions League. Aportó a la Selección Colombia en el Mundial de Brasil y lo que pintaba de maravilla se transformó en un complejo ciclo internacional.

Las pocas oportunidades para él con el FC Porto lo convirtieron en ficha de cambio. Para tratar de darle más fútbol fue cedido al fútbol francés, con el Rennes. El momento más crítico de su carrera deportiva, en un equipo al cual nunca se adaptó. Años en los cuales se llegó a decir que el fútbol ya no le interesaba.

“Es el momento para retomar el camino y recuperar sensaciones. Allá no tenía ganas de nada”

Con esa frase el jugador colombiano marcó su regreso a Colombia, con el Independiente Medellín. Un nuevo aire, un punto de partida para retomar la esencia de su fútbol. El DIM recuperó a Quintero, para luego pulir su mejor versión en River Plate, bajo la conducción de Marcelo Gallardo. Después fue al Mundial de Rusia 2018, del que fue titular con la Tricolor. ¡Juanfer para rato!

Con la experiencia y madurez adquiridas en los últimos años no es extraño que el fútbol de Europa nuevamente esté pensando en él.