Por marcador de 3 – 1, en medio de las controversias arbitrales y con jugadores en gran nivel como el ariete croata Ante Rebic, el Eintracht Frankfurt  se quedó con la Copa de Alemania. James Rodríguez fue titular y jugó todo el compromiso con el FC Bayern Múnich.

Intensa definición por la Copa de Alemania en el estadio Olímpico de Berlín. La fiesta en las tribunas, con bastante pirotecnia y mucho apoyo de los hinchas. Una carga extra de presión para los 22 jugadores que estuvieron desde el pitazo inicial.

Eintracht Frankfurt se quedó con la victoria para sorpresa de gran parte de los aficionados al fútbol alemán. Y lo hizo amparado en el talento de un potente delantero croata, quien hizo trizas a la defensa del Bayern Múnich: Ante Rebic.

En la acción del primer gol, que nació de un error cometido por James Rodríguez porque falló en la salida, Rebic definió en solitario con suficiencia. Puso contra las cuerdas al FC Bayern Múnich, cuyo esfuerzo por empatar solamente se cristalizó en el periodo complementario con Robert Lewandowski.

El campeón de la Bundesliga tuvo un momento de motivación que en ciertas jugadas parecía inclinar el juego a su favor. Pero por esas cosas del fútbol, sus descuidos en la salida activaron al Eintracht Frankfurt. Ante Rebic decretó el 2 – 1 luego de rebasar con potencia la marca de los defensores, impasables ante su gran actuación. Fue el jugador determinante del compromiso.

Bayern apuró por la igualdad, llevando el juego a una estrategia de pelotazos y en el tiempo de adición, la polémica se apoderó del compromiso. Una acción pedida como penalti y revisada en el VAR no se convalidó. Y justo en la reanudación llegó un contragolpe con el arco del FC Bayern sin su vigilante. El serbio Mijat Gacinovic convirtió el tercer y definitivo tanto.

Eintracht Frankfurt es el nuevo campeón de la Copa de Alemania. Al FC Bayern Múnich solamente le alcanzó para quedarse con la Bundesliga.

Lee también: Yerry Mina está convocado para enfrentar a la Real Sociedad