A  la ‘Juve’ la serie de semifinales de Copa de Italia se le complicó más de lo previsto. Llegó con una ventaja de 3 a 0 al Giuseppe Meazza, pero terminó permitiendo que el Inter igualara la llave hasta forzar el tiempo extra y los penales. Allí, la ‘Vecchia Signora’ se impuso.

Partidazo en el Giuseppe Meazza. No bastó para el Inter haber forjado una remontada memorable. Juan Guillermo Cuadrado, que actuó los 120 minutos,  tuvo un partido de errores decisivos en marca y esporádicos asomos al ataque. De todas formas, el equipo de Allegri disputará la final ante el Milan.

Fue la disposición general de la Juventus: esperar a un Inter urgido por lograr empatar la serie, y en ese contexto, las condiciones de Cuadrado se vieron diezmadas. El colombiano sirvió de respaldo defensivo para el suizo Stephan Lichtsteiner en la zona derecha y por allí el cuadro ‘Neroazurri’ recostó sus ataques.

Aunque el jugador de la selección Colombia procuró explotar su velocidad y gambeta en contraataques encontró pocas opciones de pase y juego asociado ante la disposición conservadora de la ‘Vecchia Signora’. Ni Álvaro Morata, ni Asamoah, ni Zaza, ni Sturaro,  fueron la solución de una Juventus que optó por reservan a Paulo Dybala y Paul Pogba.

En contraste, el Inter consiguió apretar la serie al minuto 16 del primer tiempo. El equipo de Roberto Mancini capitalizó un error en salida del brasileño Hernanes, que quiso tocar desde su campo y perdió la pelota ante la presión alta de Gary Medel y el croata Marcelo Brozovic marcó la apertura del marcador.

Aunque parecía aun distante la ventaja, el Inter no dejó de insistir, mientras que la Juventus no encontró el camino para intentar generar peligro en el arco defendido por el portero argentino Juan Pablo Carrizo. Cuadrado, por su costado era buscado con constancia, pero sus acciones terminaron por naufragar entre la falta de peso ofensivo que adoleció la ‘Vecchia Signora’.

Para Cuadrado fue un partido de sufrir las responsabilidades en marca, algo que no siente con tanta firmeza como cuando se trata de encarar rivales y ser profundo. Lidió contra el croata Iván Perisic, que fue la gran figura del Inter, y perdió en los duelos individuales frente al japonés Nagatomo. De hecho, el cuadro ‘Neroazzurri’ encontró el segundo tanto a raíz de un descuido en defensa del colombiano.

Todo empezó con Eder, que a pura potencia, llegó a la raya para la llegada del croata Iván Perisic, que anotó el 2 a 0 (3 a 2 en el global). Fallo defensivo de toda la Juventus y de Cuadrado, que perdió la referencia de su marcaje, que quedó libre a la hora de definir. Ello, a la altura del minuto 49, cuando apenas comenzaba el segundo tiempo.

Ya con la llave a tiro y la remontada encaminada llegó el 3 a 0 que empató la serie. Sucedió otra vez por el costado izquierdo. Ahora la falla fue del defensor Daniele Rugani, que derribó en el área a Perisic y el árbitro sancionó penal. Brozovic se encargó de igualar la llave en el minuto 82.

Así, el duelo se fue a tiempo extra, en el que Cuadrado tomó mayor protagonismo (coincidió con el ingreso de Pogba) en una Juventus que se aventuró con más recurrencia al ataque, pero no hubo un tanto que zanjara el empate y todo se decidió en los penales. Allí, Rodrigo Palacio falló el disparo al estrellar la pelota en el horizontal, mientras que el cuadro de Turín anotó los cinco disparos para asegurar, después de tanta angustia, el paso a la final.