Y no precisamente porque marcó sino por todo lo bueno que logró. Al lado de la mayoría de titulares, Jeison Murillo no desentonó y así el Barcelona goleó a Levante para avanzar en la Copa del Rey. Fue 3-0 con dos goles de Ousmane Dembélé y uno de Lionel Messi.

Eso necesitaba el Barcelona para avanzar en la competencia, luego de lo que le pasó en el partido de ida. Ese, que además fue el debut de Jeison Murillo en el equipo, terminó 2-1. Buscaban la remontada y para eso el DT ahora sí usó un equipo con mayoría de titulares.

Jeison Murillo esta vez jugó al lado de Clement Lenglet en la zaga y más adelante tuvo compañeros como Ivan Rakitic, Ousmane Dembélé y Lionel Messi, nada menos. Con ellos todo fue distinto. A diferencia de lo que pasó en la ida, ahora sí hubo fortaleza atrás y contundencia arriba.

Era lo necesario. Había que hacer goles y de eso se encargaron el par de atacantes. Ousmane Dembélé anotó a los 30 y 31 minutos. Lionel Messi lo hizo a los 54. Tarea cumplida. La remontada estaba y solo quedaba aguantar. Ahí Jeison Murillo fue importante. Pudo mostrar sus virtudes defensivas.

El Barcelona ganó y avanzó. Llegó a cuartos de final pero está pendiente de una situación legal por un reclamo que hizo Levante UD de acuerdo a lo que pasó con la formación que usó el cuadro azulgrana en el partido de ida. Argumentan alineación indebida de Chumi, el compañero que tuvo Jeison Murillo en la zaga. Estaba suspendido de un juego con el Barcelona B. Veremos qué pasa.