Si hoy en día Junior no es campeón de la Copa Sudamericana es en gran parte por el par de penaltis que falló en la final. ¿Qué es lo que pasa en esas definiciones? Ni Julio Comesaña puede explicarlo.

+ La maldición de Junior de Barranquilla en los penaltis

“No conozco ninguna receta que garantice el acierto en los penaltis. He entrenado acá y en muchos equipos. Hay algunos que la meten en entrenamientos y en partidos no. Ese es el ser humano. Nos vamos orgullosos, nos duele mucho y cuando las cosas duelen, se aprende”, dijo Julio Comesaña sobre lo primero.

Más de Julio Comesaña tras el partido de la final

Fallar con Rafael Pérez en El Metropolitano y con Jarlan Barrera en el Arena da Baixada, perjudicó demasiado los planes de Junior en la final. Esos desaciertos le costaron perderse de un par de goles que podrían haber cambiado la historia. No se hicieron y el DT no entiende cómo mejorar en ese ítem.

+ Video: Teófilo Gutiérrez, de héroe a villano en Curitiba

Aparte, tras el fallo de Jarlan Barrera en Brasil, su decisión fue sacarlo de la cancha. No pasaron ni 5 minutos del yerro, y el jugador ya estaba sentado en el banquillo. ¿Por qué? “Anímicamente se murió. No puedo perjudicar al equipo para respaldarlo a él. Yo lo respaldo siempre, pero la situación decía que había que cambiarlo”, explicó Julio Comesaña.