Con Bucaramanga solo se puede empatar

Junior terminó empatando un partido que jugó de más a menos, en el que probó por todos los medios pero otorgó espacios suficientes para que el rival se llevara un botín muy preciado de Barranquilla. Es el duodécimo empate para el Bucaramanga, que hasta el momento parece que lo que mejor sabe es conseguir paridades.

El ‘tiburón’ sabía que el ‘leopardo’ estaba en su territorio, y buscó hacerlo patente desde las primeras de cambio. Previendo que el rival optaría por refugiarse en su propio terreno, la instrucción era probar desde fuera del área. Los primeros 15 minutos fueron de bombardeo frecuente sobre el arco de Mosquera Marmolejo. Edinson Toloza y James Sánchez fueron los que más probaron, pero fue el segundo quien, al minuto 13, empalmó de 30 metros un obús que marcó una tenue curva hacia afuera y se clavó en toda la escuadra del arco auriverde.

Sin embargo, la presión cedió y así mismo la posesión del balón, que cada vez más quedaba en los pies del Bucaramanga, aunque sus aproximaciones eran tenues. Seguía pareciendo más peligroso el local, que había dejado de probar desde fuera exclusivamente, y ahora aprovechaba los espacios que dejaba el visitante en defensa, pudiendo inclusive llegar con superioridad numérica al área, pero sin saber bien qué hacer y sin poder finalizar las jugadas que se creaban.

La falta de efectividad le pasó factura al Junior al minuto 27, cuando Luis Mosquera consiguió ingresar al área desde la banda izquierda y se encontró con la pierna de Jorge Arias, consiguiendo el penal que posteriormente convertiría Mauro Guevgeozián para decretar el empate. Después del empate, el Bucaramanga pareció tomarse confianza y pudo incluso haberse ido ganando para el descanso.

Para la segunda mitad, el técnico Mendoza buscaba volver a meter a su rival en su propio campo, y quiso hacerlo prescindiendo de un marcador que hacía un buen partido como James Sánchez para buscar la técnica del imprevisible Jarlan Barrera. Esto dejaba un poco descubierto al equipo en zona defensiva, pero era un riesgo que podría campearse en la medida en que se consiguiera consolidar una posesión suficientemente segura.

Como era de esperarse , Junior mantenía una buena cantidad de atacantes en campo rival, y atosigaba al ‘leopardo’ en su propia área, pero sufría con los contragolpes del equipo santandereano, que también buscó finiquitar las opciones a velocidad pero Sebastián Viera se erigió como figura atajando al menos 3 opciones claras que creó Maicol Balanta por derecha o el ingresado Víctor Salazar por izquierda.

Junior ganaba faltas y buscaba entrar tocando, pero se encontró con un arquero igualmente inspirado y una defensa cohesionada que por lo general escalonaba bien al rival y se dedicaba a rechazar cada balón que llegaba al área. Aun así, el Junior tuvo una última opción para irse arriba en el marcador de forma definitiva gracias a un penal cometido por Sierra en el minuto 93, pero el arquero Mosquera terminó atajándole a Vladimir Hernández para consumar el empate.

Con este resultado, Junior sigue cuarto en la Liga Águila con 29 puntos, a 3 del líder Atlético Nacional, mientras que Bucaramanga quedó en el puesto 12 con 18 unidades.