La historia tiene como protagonistas al futbolista chileno Martín Rodríguez, chileno al servicio de Pumas de México. Tenía una relación con Alejandra Valdés, modelo, también de origen chileno.

El amor se acabó, aseguran en territorio mexicano, por una infidelidad de ella con otro jugador: Luciano Lionel Biocco, volante del Cruz Azul, equipo con el cual Pumas tiene una rivalidad deportiva bastante intensa.

Las primeras pruebas de la infidelidad fueron las historias de Instagram de la modelo, en las cuales aparecía con Biocco. Por otra parte, la prensa azteca recuerda que en el pasado Alejandra Valdés fue novia de Felipe Flores, futbolista chileno de 32 años, a quien dejó por Martín Rodríguez.

La modelo ha querido hacer claridad de lo sucedido, apelando a sus redes sociales. Explica que ella solo tiene una amistad con Bocco. Una persona a la que considera como un hermano. “Lo respeto mucho a él y a su novia”.

Lo más curioso de la historia es el tatuaje. Rodríguez estaba bastante enamorado para llegar al extremo de tatuarse el rosto de la persona por quien ahora está despechado.