Sin lugar a dudas, tendrán que pasar varios días y partidos para que Juan Pablo Ramírez pueda olvidar todo lo que le sucedió el miércoles en el estadio Atanasio Girardot: cuando iban 36 minutos del juego que Atlético Nacional y Deportivo Cali tenían aplazado en la Liga Águila 2019–1, el DT Paulo Autuori decidió sustituirlo y la afición del Verde lo silbó, abucheó e insultó.

El Indio lloró desconsoladamente en el banco de suplentes y eso le rompió el corazón a muchos en el país, pero conmocionó principalmente a Alejandra Valencia, quien calificó como “desgarrador” el momento que a él le tocó vivir en el máximo escenario deportivo de los antioqueños. Además, la linda joven contó cuál fue la razón por la que el volante reaccionó así: “Sus lágrimas son de frustración porque las ganas de triunfar acá en Nacional, en la casa de nosotros, son inmensas”.

Artículos relacionados:

*Iván René Valencia le tiró una indirecta a Juan Pablo Ramírez: “Tenía 18 años y no lloré”

*Hernán Barcos opinó que Juan Pablo Ramírez “se tiene que poner fuerte de la cabeza”

Por otro lado, Alejandra Valencia le agradeció a las “miles de personas” que le dieron ánimos a Juan Pablo Ramírez después de ese difícil episodio e igualmente aprovechó la ocasión para denunciar que ella y su bebé, Salomé, también fueron víctimas de “comentarios ofensivos (¡increíble!)”.

La bella esposa del Indio se desahogó de esta manera:

Continúe leyendo:

*Máyer Candelo es el orgullo de Valeria Candelo

*Sara Correa no duda de la calidad de Sebastián Viera

*¿Melissa Martínez y Matías Mier quieren ser padres?