La gran sonrisa y el don que caracteriza a Yerry Mina lo ha hecho merecedor de PFA Community Champion por su aporte solidario en Inglaterra.

UN FUTBOLISTA SOLIDARIO.

Richard Kenyon, presidente del programa Everton in the Community, fue el encargado de entregarle este reconocimiento al futbolista colombiano. Y es que desde que llegó al equipo de Inglaterra, el defensa central de la Selección Colombia, ha participado en diversas actividades benéficas hacia la comunidad.

Hacer feliz a otros es una meta que tiene tan clara como defender la portería o meter un gol de cabezazo.

LA FUNDACIÓN

Por eso, a finales de 2016 Yerry Mina creó la fundación que lleva su nombre, para ayudar a mejorar la calidad de vida de niños y niñas de la tierra que lo vio nacer un 23 de septiembre de 1994 Guachené Cauca.

Deportes, recreación, ambiente, cultura y productividad, son las áreas en la que la Fundación Yerry Mina ofrece oportunidades a niños y niñas que no cuentan con las mejores condiciones.

Esta organización, ubicada en el Cauca tiene una sede administrativa y hasta un salón-museo con fotografía y algunos de sus trofeos.

Su historia como futbolista comenzó en el Deportivo Pasto a los 18 años. Tan solo unos meses después en el mismo 2013 fue transferido al Independiente Santa Fe, club con el que en el 2015 se hizo con la Copa Sudamericana y además alcanzó el reconocimiento como “mejor jugador joven”.

LA HISTORIA DE YERRY MINA EN LA CANCHA:

Muchas lunas han pasado de allá hasta acá. Palmeiras de Brasil, Barcelona de España y ahora el Everton de Inglaterra forman parte de los clubes por los que ha pasado hasta el momento Yerry Mina; además de su destacada participación en la Selección Colombia con la que en Rusia 2018, 3 goles de cabeza lo hicieron saltar a la fama.

Yerry que ha jugado 1026 minutos en esta temporada, está calentando motores para participar en la Copa América Brasil 2019, en la que seguramente tendrá una destacada actuación como la del pasado Mundial Rusia 2018.

¡Gracias Yerry por seguir dejando nuestro nombre en alto!