La paridad entre Portugal y Polonia se llevó hasta el límite del resultado. Ambos seleccionados disputaron un duelo de ida y vuelta en el Stade Vélodrome de Marsella y terminó decidiéndose en los penales, en los que el cuadro luso se impuso. El equipo de Fernando Santos sigue avanzando en la Euro, está entre los cuatro mejores, pero no ha podido terminar ningún partido con triunfo.

Por un lado Cristiano, por el otro Lewandowski. De la mano de sus grandes referentes y capitanes, Portugal y Polonia no se guardaron nada para lograr el cupo a la ronda semifinal de la Eurocopa de Francia 2016. Un partido lleno de vaivenes, con dominio repartido y en el que los dos equipos supieron golpear en momentos justos.

Fue Polonia el que pareció encaminarse. En apenas un minuto de juego, Robert Lewandowski cazó en el área un centro preciso de Kamil Grosciki. El atacante del Bayern Múnich sentenció a un Rui Patricio impotente ante la fortaleza del remate y cortó su racha sin goles en el certamen europeo.

Mientras el combinado nórdico se asentó mejor en el partido a partir del gol, Portugal fue encontrando reacción paulatina pero son claridad para poder forjar el empate. Cristiano y Nani inquietaron con su desequilibrio, pero decidieron mal en las zonas determinantes.

Al cuadro luso le costó más de la cuenta vulnerar la defensa polaca, que se afirmó sin llegar a refugiarse en su campo. Pero la insistencia de los portugueses tuvo recompensa discurrido poco más de media hora de partido, cuando Renato Sanches, la joven promesa del Bayern Múnich, construyó una pared con Nani, que devolvió con el tacón, para lanzar un soberbio zurdazo que venció a Lukask Fabianski.

En el segundo capítulo, Portugal se montó en el partido ante una Polonia que optó por ser más conservadora y se sintió cómoda en el empate. Ya con en esa postura, el cuadro nórdico prescindió casi por completo de sus posibilidades de ataque y aisló a Lewandowski, por lo que el conjunto luso inclinó la cancha.

Pero el cuadro de Cristiano y sus secuaces no supo descifrar el camino del desempate, virtud de Polonia que pese a su mezquindad del segundo tiempo, supo nublar las individuales lusas. Ni siquiera la entrada de Ricardo Quaresma, salvador en la clasificación frente a Croacia pudo romper con el estatismo polaco.

Así y todo, el equipo de Fernando Santos pudo haber sellado la clasificación a falta de ocho minutos para terminar el partido, tras un pase de Joao Moutinho que dejó de cara al arco a Cristiano Ronaldo. Sin embargo, el goledor del Real Madrid, que se vio apresurado, ofuscado e inusualmente impreciso, pifió en la definición y desaprovechó la oportunidad de darle el tiquete a la semifinal al cuadro luso.

Con Portugal insistiendo y Polonia resistiendo, el primer duelo de cuartos terminó extendiéndose al tiempo extra, en el que ya el combinado nórdico logró bajarle decibelios al equipo luso, y después concluyó en los lanzamientos desde el punto penal. Allí, Cristiano, Renato, Nani, Moutinho y Quaresma marcaron, y  Rui Patricio atajó el disparo de Blaszczykosky para sellar la clasificación lusa. De Bélgica y Gales saldrá su rival.