Cristiano Ronaldo llega con una motivación especial a la Eurocopa de Francia 2016. No sólo es por haber ganado la Champions League con el Real Madrid. Es también su deseo de coronar un año ganador haciendo historia en el máximo certamen de naciones del Viejo Continente.

En 45 minutos, el crack marcó doblete en la victoria de Portugal por 7 a 0 ante Estonia. Una antesala de lo voraz que llega el atacante a afrontar la Eurocopa, en la que el cuadro luso debutará ante Austria el próximo 18 de junio. Cristiano, desde ya, es candidato inapelable para disputar el Balón de Oro de la FIFA.

Cristiano Ronaldo prefiere no pensar en ello. Se enfoca en ayudar a su equipo, al mando de Fernando Santos, a lograr su primer título de la Eurocopa. Estuvo cerca en 2004, cuando el cuadro luso fue subcampeón en su propia casa ante Grecia. El delantero ya daba sus primeros pasos en el combinado portugués.

“Todavía no estoy al máximo porque falta una semana para el debut europeo y tengo tiempo de mejorar. Quería haber jugado más pero era mejor dosificar y dar oportunidades a otros jugadores. Pero seguro que comenzaré bien la Eurocopa. Yo estoy muy motivado, como siempre. Lo que más deseo es ir paso a paso. La fase de grupos es lo más importante y después ya veremos. Poco a poco”, ha expresado Cristiano al terminar el duelo en Da Luz.

Sobre el Balón de Oro, Cristiano no halla preocupaciones. No por ahora. Entiende que hacer una buena Eurocopa contribuirá en que pueda llegar a ganar su cuarto galardón individual para ponerse de nuevo a tiro de Lionel Messi, que suma ya cinco.

“No quiero pensar en mi cuarto Balón de Oro, faltan muchos meses. El objetivo era ganar algo importante como ha sido la Champions y ahora hacer un buen europeo y esperar a ver lo que ocurre. No prometo nada. Sólo que daremos nuestro máximo. Es mi quinta Eurocopa y lo que más quiero es ayudar a mi país a conseguir su objetivo”, concluyó el portugués.

En la última Eurocopa, disputada en Ucrania y Polonia en 2012, Portugal volvió a quedar a puertas de la final, pero fue eliminado en la  fase semifinal por España, que cerraría como campeón. Cristiano estaba en aquel equipo de Paulo Bento, que tuvo que conformarse con el cuarto lugar. Con 14 partidos y seis goles en su historial en el certamen, el portugués quiere seguir ampliando su leyenda en Francia.